Inicio Festivales Crónica Festival LORCA ROCK – TRANSFER – SAUROM LAMDERTH – AVALANCH – Sábado 16...

LORCA ROCK – TRANSFER – SAUROM LAMDERTH – AVALANCH – Sábado 16 de Agosto

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up




Documento sin título


 

Sabado 16 de Agosto de 2003 – LORCA ROCK

Eran casi la una del mediodía cuando entrábamos
en el recinto y nos sorprendían unos acordes de bajo tocando al ritmo
de “La hora del carnaval” de Barricada. Acto seguido comienzan a
tocar los valencianos TRANSFER ante poca gente pero con muchas
ganas de empezar con fuerza la jornada más netamente heavy del Lorca
Rock
.

TRANSFER son una banda luchadora que llevan
ya 5 discos en su haber pero que nunca han recibido el reconocimiento que sinceramente
merecen. Rock n´roll directo, sincero y comprometido cercano a Leño
o Barricada pero con una vena rebelde, divertida y “protestona”
más propia de Reincidentes, La Polla o Porretas, eso sí, sin esa
inevitable dosis de “buenrollismo” de la que siempre pecan estas
bandas.

Puesta en escena sencilla, sin artificios innecesarios, sólo
5 “tipos” tocando rock n´roll y con ganas de divertirse y
hacer disfrutar a todos los que nos hemos acercado a verlos.

Han repasado sus cinco discos con temas cómo “Dinero”,
“Sin contrato” (que, cómo el propio cantante se ha jactado
de explicar, habla de amor y no del paro), una intensa “Falsos dioses”
(gran letra), “La gran mentira del rock n´roll”, “Vis
a vis” de su primer trabajo o su más conocida y reivindicativa
“Okupa y resiste”. Muy buen sonido (detalle especialmente reseñable
ya que eran la primera banda del día), temas efectivos y pegadizos, con
letras fantásticas (que hablan en gran parte de la magia real del rock
n´roll “detrás de bambalinas” y alejados de “estrellitas”)
y que desde el principio han puesto las pilas y de qué manera a todo
aquel que ha querido prestarle un oído a esta buena banda.

Un gran concierto de una banda que conocía de hace años
pero que les tenía un poco perdida la pista. Gente simpática,
sencilla y con ganas de transmitir aquello que les mueve en esto de la música:
la magia de una canción y la sonrisa del que la escucha. Un diez para
ellos y un gran comienzo para la jornada del sábado en Lorca.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)

Tras un fantástico inicio de fiesta el sábado
con la propuesta sincera, humilde, divertida y sobre todo roquera de los valencianos
TRANSFER, cambiábamos de tercio geográfico y
musical para disfrutar de una de las bandas más sorprendentes de los
últimos años cómo son los gaditanos SAUROM LAMDERTH.
Su propuesta juglaresca con guiños a partes iguales al heavy metal y
folk al estilo de unos ÑU o Mago de Oz (aunque siempre
diferenciados convenientemente de ambos, no quiero entrar de nuevo en viejas
polémicas por comparación que tan poco gustan a los seguidores
del grupo), funcionó una vez más dejándonos a todos un
fantástico sabor de boca para ir preparando el cuerpo para los platos
fuertes del día.

Cabe señalar que la banda ha vuelto a la acción
tras un tiempo en el dique seco por diversos problemas externos e internos y
lo han hecho endureciendo su música (al menos según pude ver en
este concierto) a la vez que aportan un toque melódico distinto con la
incorporación de dos mujeres que dan mucho juego en escena tanto por
su belleza cómo por sus innatas dotes musicales. Se trata de una fantástica
teclista cómo es Ana y Sofia, violinista que da una nueva visión
escénica a la banda “atacándonos” desde primera línea
de escenario con sus melodías de violín 100% SAUROM LAMDERTH.

En cuanto al concierto en sí cabe destacar que pese
a que eran la segunda banda en actuar el sábado y que el calor reinante
a eso de las 3 de la tarde en el recinto era importante, congregaron a un gran
número de público deseosos de disfrutar con la propuesta divertida,
diferente y juglaresca de los gaditanos. No faltaron los ropajes medievales
ya clásicos de la banda en escena (menos la camiseta del Cadiz del cantante
Peri a la que Narci hizo referencia en tono de broma en varios momentos del
concierto), los malabaristas que les acompañan en escena, ni el buen
rollo, la sonrisa constante y las ganas de divertir y divertirse que ya son
un punto más inevitable de la banda en escena. Si todo ello lo acompañamos
de muy buen sonido, una vuelta de tuerca a su propuesta en directo tornándose
menos “pachanguera” y más heavy y un público entusiasta
y con ganas de pasarlo bien, tenemos un gran concierto donde todos, banda y
público, salieron satisfechos y con ganas de seguir disfrutando de lo
que más tarde nos iría deparando el festival.

Una vez más tengo que destacar el buen rollo de Narci
(y sus ocurrencias y dialogo con la gente entre tema y tema) y Peri (que se
ganó un plus de aplausos con el lanzamiento constante de botellines de
agua al público y no parar de corretear y bailar sin parar al ritmo de
los temas de los gaditanos), el punto serio y sólido que aporta el bajo
del pequeñito Jose A. Gil y sobre todo el contrapunto heavy de la guitarra
de Raúl Rueda que constituye sin duda la base del sonido cada vez más
duro (siempre dentro de los limites de su juglar metal, está claro) de
la banda en escena.

En cuanto a los temas, hubo variedad entre los temas más
fiesteros cómo “El saltimbanqui” o “Fiesta” de
su primer disco o “El cumpleaños de Bilbo” y “La comarca”
de “Sombras del este”, y los más heavies cómo “Las
minas de Moria” (que me sigue recordando inevitablemente a Blind Guardian
más que ningún otro), la oscura “Los jinetes negros”
(con curiosa introducción del tema por parte de Peris al decirnos que
cómo no tenían temas de amor iban a tocar su tema más cañero
para que nos emocionáramos y moviéramos nuestras melenas al son
del ritmo frenético del tema, no se, me hizo gracia el comentario) o
“De Hobbiton a los gamos” (sin participación obvia de Silver
cómo en el disco). Al final nos ofrecieron su particular versión
del “Over the hills and far away” de Gary Moore, rebautizada por
los Saurom cómo “La disolución de la compañía”,
para terminar el concierto en tesituras clásicas.

Fantástico concierto en definitiva de los gaditanos
que, conforme van endureciendo su sonido en escena, van ganando cada vez más
adeptos dentro de este mundillo. ¡Animo chavales que en cuanto consigáis
el punto justo entre música juglaresca y heavy metal llegareis arriba!.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)

 

Tenía muchas ganas de ver una actuación completa
de los asturianos AVALANCH, ya que cuando actuaron junto a
Shaman en Madrid sólo tuve ocasión de ver tres temas de su concierto
y me dejaron con muy buen sabor de boca y con hambre de más, y además
su última obra “Los Poetas han Muerto” es mi modesto entender
la mejor entrega del grupo. Y ciertamente en esta actuación en el Lorca
Rock
han confirmado todas las buenas expectativas que despertaron en
mí, aunque con algún que otro matiz. La voz de su nuevo vocalista
Ramón Lage no tiene nada que ver con la del anterior frontman de la banda
Víctor García, que no quiere decir que sea mejor ni peor, simplemente
es distinta.

Quizá le falte algo de potencia, pero la suple con una
calidad y una melodía al alcance de muy pocos cantantes en la escena
nacional, pero se echa de menos un poco más de fuerza en relación
al nivel de los instrumentos del resto de la banda, al menos en este concierto.
Pero salvando este pequeño detalle la actuación me ha parecido
más que correcta, con unos pequeños problemas de sonido al principio
con la guitarra de Alberto Rionda, y con un set basado casi exclusivamente en
su último disco. Desde la inicial “Lucero”, pasando por las
reivindicativas “Cien Veces” y “Jamás”, hasta
que llegó el tema título de su anterior disco “El Angel
Caído” que Ramón interpreta de forma correcta en directo.

Uno de los momentos álgidos llegó con “Niño”
sin duda uno de los mejores temas que han hecho en toda su trayectoria musical,
y que en directo cobra una dimensión aun mayor, bien secundada por “Alborada”
una preciosidad de tema en la que Ramón ofrece su mejor versión
con un fondo musical más relajado. Rompieron de nuevo con “El Viejo
Torreón”, el tema más directo y coreable de “Los Poetas
han Muerto” y en el que la banda hizo participar activamente al público,
para dar paso a un breve y efectivo solo de batería de Marco. Recta final
del show llegó con “Los Poetas han Muerto” y “Xana”
que no fueron de las más lucidas, la verdad. Lo arreglaron al final del
todo con la aclamada “Torquemada” y la inmensa “Madre Tierra”
pero claro sin la participación de André Matos, que no se echó
en falta.

En resumen una buena actuación de una formación
a la que el tiempo está empezando a dar la razón con su evolución
musical y que empiezan a reconquistar a un público que por momentos parecían
ver perdido, pero no deben dormirse en los laureles.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Estrella

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.