Inicio Lanzamientos A-Z BARON ROJO – Perversiones

BARON ROJO – Perversiones

0
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
¡HYSTERIA! TU DISCOTECA DE ROCK & METAL EN PLENO CORAZÓN DE ARGÜELLES
ROCK THE COAST FESTIVAL
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
¡HYSTERIA! TU DISCOTECA DE ROCK & METAL EN PLENO CORAZÓN DE ARGÜELLES
ROCK THE COAST FESTIVAL
ON FIRE ROCK - PROMO RECORDS
CENTURY MEDIA
ROCK N ROCK
Madness Live!
ON FIRE ROCK - PROMO RECORDS
CENTURY MEDIA
ROCK N ROCK
Madness Live!
ON FIRE ROCK - PROMO RECORDS
CENTURY MEDIA
ROCK N ROCK
Madness Live!

Creo que esta vez no es necesario hablar de Barón Rojo
en sí ni explicar los orígenes, discografía, importancia,…
de la banda que nos ocupa así que vamos a saltarnos los “preliminares”
habituales y vamos al tema.

con el que Barón cierran una etapa con Zero Records.
Normalmente en estos casos los grupos suelen recurrir a discos en directo o
a trabajos de calidad ínfima para “quitarse el muerto de encima”
cómo quien dice. Barón tienen mucha más clase y no se han
limitado a algo tan simple. Por contra, se han desquitado con un disco exquisito
con el que homenajean a sus ídolos de siempre y a sus temas favoritos
(que los músicos también los tienen, por supuesto).

En la elección de temas no han querido ceñirse
ni a una época concreta ni a un estilo determinado ya que en el disco
encontramos canciones de los 60, 70, 80 e incluso 90 que navegan entre el rock
n´roll más clásico, el hard rock primigenio y los comienzos
del heavy metal. Además, no han recurrido a la formula fácil de
versionear los temas más conocidos tipo “Smoke on the water”,
“Highway to hell” o “Breaking the law” por poner un
ejemplo sino que han ido un paso más allá y se han dejado guiar
por su siempre sabio y puro corazón metálico escogiendo canciones
distintas, algo menos conocidas en general y con la idea de que, posiblemente,
este disco contribuya a dotarlas del reconocimiento que quizás nunca
tuvieron (tanto temas cómo bandas, ojo).

Es un detalle curioso el que en el libreto no aparezcan reflejados
los grupos a los que pertenecen los temas sino sólo los autores que los
compusieron, quitando relevancia a los meros nombres para dársela a los
propios temas que son los que en definitiva siempre tienen la magia en esto
del rock n´roll y el heavy metal. Por ello, aunque aparecen temas de bandas
tan conocidas cómo Rainbow, Black Sabbath, Bad Company, o Bob Dylan no
le dan importancia al autor sino a la canción y este es uno más
de los elementos que hacen grande y original a este disco.

Antes de comenzar a comentar los temas de que se compone este
“Perversiones”, quiero destacar tres cosas en especial del disco:

Lo primero es la voz de Carlos de Castro (con la ayuda de
Armando en un tema) que merece el diez más grande del disco. No lo digo
porque cante bien o mal en el disco (que lo hace estupendamente bien) sino porque
en cada tema ha intentado adaptarse al tono, estilo e incluso timbre vocal de
cada cantante para que los temas no pierdan la base más reconocible del
tema que suele ser la voz del cantante. Es tremendamente complicado en un mismo
disco aunar voces tan chillonas cómo la de Ted Nugent o Bon Scott, “imitar”
el feeling al cantar de Coverdale o Paul Rodgers, conseguir la potencia de Ronnie
James Dio o Ian Gillan o buscar el tono tan particular de Graham Bonet o Janis
Joplin, y Carlos de Castro lo ha hecho de maravilla. ¡Me descubro ante
usted!

Lo segundo es el sonido de las guitarras del disco, absolutamente
protagonistas y capaces de transmitir por sí solas toda la fuerza y la
importancia que estos temas (unos más que otros, está claro) han
tenido en la historia de la música. Suenan tremendamente potentes, nítidas
y maravillosamente bien en definitiva. Otro diez para Armando en concreto por
este punto.

Lo tercero es la fantástica base rítmica cómo
colchón de los temas que también ha quedado “niquelada”.
En especial me ha gustado el sonido del bajo de Angel Arias, muy preponderante
en casi todas las canciones y perfecto indicador del ritmo que deben llevar
las canciones.

¿A que nos lleva todo esto?. Pues a decir que el trabajo
instrumental del disco es de 10. Evidentemente, a estas alturas nadie puede
dudar de la calidad musical de los miembros de Barón, pero lo que quizás
algunos no conocen es ese puntito que tienen los más grandes para conseguir
que sus temas sean más especiales, más recordados y más
mágicos en definitiva. Es la diferencia entre lo bueno y lo mejor, y
los músicos de Barón hace mucho que traspasaron esa línea
que, a base de trabajo y experiencia, se hace cada vez más palpable con
los años.

En cuanto a las canciones, nos encontramos con las versiones
de:

– “Spootlight kid” de Rainbow: Comienzo fantástico
con uno de los temas que mejor suenan del disco. Una interpretación cargada
de feeling donde Carlos de Castro pone la primera piedra de lo que hará
a lo largo de todo el disco: “imitar” al cantante de turno haciendo
que su voz y la de Turner en este caso sean una.

– “Why Dontcha” de Leslie West: Un tema algo menos
conocido que se caracteriza por ser tremendamente guitarrera. Lo mejor de la
versión es el tremendo riff inicial que se marca Armando.

– “Loneliness” de Grand Funk Railroad: Una de mis
favoritas del disco. Un temazo setentero a medio tiempo donde el sentimiento
de las voces y guitarras le dan sentido a la canción. Fantástica.

– “Turn it up” de Ted Nugent: Le tengo bastante
tirria a este tío pero la verdad es que este tema rápido y “gamberro”
es un puntazo. La versión es muy rápida, con un ritmo boogie-boogie
muy marcado y Carlos cantando de maravilla en uno de los temas más exigentes
del disco vocalmente hablando.

– “Assault attack” de MSG: La relación entre
Michael Schenker y los miembros de Barón siempre fue muy estrecha por
lo que no podía faltar en el disco la versión correspondiente.
Es muy similar al original pero suena tremendamente bien. Una de las versiones
más netamente heavies del disco.

– “Spanish castle magic” de Jimi Hendrix: No podía
faltar la versión de uno de los guitarristas más importantes de
la historia y que, a nivel particular de Barón, más les han influenciado.
En esta canta Armando y, cómo era de esperar, la guitarra es protagonista
absoluta ya que parece guiada por el mismo señor Hendrix desde donde
esté.

– “Shake my tree” de Coverdale&Page: Esta es
una de las sorpresas del disco ya que es una versión de un tema del disco
que sacaron ambos en el 93. Lo mejor es escuchar a Carlos cantando de un modo
muy similar a cómo lo hace Coverdale, con ese deje bluesero tan marcado
y su personalidad tan particular impresa en la voz.

– “Good lovin´gone bad” de Bad Company: Esta
versión compuesta por el guitarrista Mick Ralphs me deja algo más
indiferente. Destaca el bajo marcando el ritmo del tema y la voz de Carlos en
este caso por lo contrario, porque está algo alejada del tono original
de Paul Rodgers.

– “Neon knighs” de Black Sabbath: Una de las joyas
más claras del trabajo. Posiblemente es la versión más
heavy que se incluye en el disco y seguro la mejor que he escuchado nunca de
este tema. Caña, velocidad, sentimiento y una voz realmente especial
para dar forma a la, para mí, mejor versión del disco.

– “Hoochie coochie man” de Muddy Waters: Mucho
más rocanrolera y bastante más sosa para mi gusto. Será
que soy de otra época pero es la versión que menos me convence.

– “Plynth” de Jeff Beck: También muy roquera
y poco atractiva para mi gusto.

– “Crossroads” de Cream: Uno de los temas más
conocidos de Robert Johnson y que los Barón han sabido captarle todo
el jugo. Gran versión.

– “Pictures of home” de Deep Purple: También
Purple ha sido siempre uno de los referentes para Barón y no podía
faltar aquí uno de sus clásicos. La versión es muy similar
a la original pero sin perder nunca el sello de identidad de Barón. Una
vez más, un 10 para Carlos de Castro.

– “More over” de Janis Joplin: La única
versión de un “tema femenino”. Es una canción muy
hippy, de aires psicodélicos y donde quizás más se aleja
Carlos del tono vocal original (y no sólo por las diferencias evidentes).

– “What´s next to the moon” de AC/DC: Otros
que no podían faltar en el homenaje de Barón a sus clásicos
particulares. Es una versión de uno de los temas más desconocidos
de los australianos y en el que, según palabras del propio Carlos, más
le ha costado meter la voz (y es que Bon Scott es mucha tela). Gran versión
y todo un acierto el escoger un tema distinto de AC/DC para versionear.

– “Father of the night” de Bob Dyland: Bastante
lento y con poco feeling. Para mi gusto el peor del disco este tema que compuso
Dyland para la Manfred Mann´s Earthband.

Son 16 temas en definitiva donde Barón homenajean a
sus propios ídolos y al rock n´roll sin etiquetas (que siempre
fue su referente para crear las joyas que pueblan la discografía de la
banda) en general. La característica a modo de resumen de ellos es que
las versiones realizadas son bastante similares a los temas originales pero
siempre con el respeto a una base original y a una manera concreta de hacer
las cosas, y el sello inconfundible de Barón Rojo por bandera.

Por cierto, se me ha olvidado comentar que colaboran en el
disco José Miguel Ros haciendo coros, Oscar Cuenca tocando el piano en
“Plynth” y metiendo sintetizadores en “Assault attack”
y Carlos Rufo que hace el segundo sólo de guitarra en “Plynth”.

No me extiendo más. El disco es una auténtica
joya donde, para rematar un trabajo bien hecho, se presenta en formato digi-pack,
con un título con doble sentido bastante significativo y con una portada
muy atractiva que a mí me recuerda al estilo de los discos de Judas de
mediados de los 80 (en especial a “Screaming for vengeance”). Esto
no es heavy metal, ni hard rock ni siquiera Barón Rojo en sí ya
que es esto y mucho más. Rock n´Roll sin etiquetas en estado puro
para un disco de versiones a años luz de los trabajos similares que han
salido en los últimos años. Quizás yo hubiera metido temas
algo más heavies, sin perder el aura más clásica por supuesto,
cómo Maiden, Whitesnake, Alice Cooper, Aerosmith,… pero eso ya entra
dentro de los gustos y opiniones meramente personales.

Esta vez con más sentido que nunca: “Ojalá
el tiempo no logre romper todos los lazos que te unen al rock”. Enhorabuena
por un disco cómo hacía años que no conseguíais
(y lo digo con todo el cariño que sabéis que os tengo desde siempre).
No le deis de lado a “Perversiones” porque merece mucho la pena.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)