Inicio Lanzamientos A-Z PRIDE – Signs of purity

PRIDE – Signs of purity

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Esta es una nueva banda formada por el ex – teclista de Balance
of Power, Ivan Gun. “Signs of purity” es su primer disco y en él
juegan todas las bazas del hard rock más suavecito y roquero. Aquí
hay hard rock de toda la vida, rock n´roll, AOR guiños progresivos
y sobre todo sonidos que te hacen echar la vista atrás más que
mirar hacia delante. Predominan las melodías de guitarra protagonistas,
las voces sugerentes y los teclados cómo colchón atmosférico
de los temas.

El disco destila calidad por los cuatro costados pero esto
sólo no siempre es suficiente para que un disco te cautive. ¿Qué
a qué me refiero?, pues que no basta que un disco sea bueno para que
funcione. En “Signs of purity” hay grandes músicos, fantásticas
composiciones, canciones pegadizas y de calidad y una exquisita producción
que hace que el disco suene de maravilla pero no me termina de convencer. Supongo
que el problema inevitable es que el disco está demasiado edulcorado,
es demasiado suave y le falta cierta fuerza que haga que los temas te peguen
en la cara y no se limiten a acariciártela, no se si me entendéis.

Hay grandes temas cómo “Could you believe”
(un medio tiempo con regustillo White Lion con el que se inicia el disco); la
más rápida “Somewhere some day”; la netamente roquera
“Story of our lives”; un tema 100% Bon Jovi cómo es “Say
your not lonely”; la más “cañera” “Learn
to fly” o la suave y preciosa balada “Heaven´s waiting”.
De todos modos, no deja de ser un disco a medio gas, sin pisar el acelerador
más que en momentos muy puntuales y esto hace que, pese a sonar de maravilla,
acabe cansando por la profusión de medios tiempos y baladas.

Cabe destacar al fantástico cantante (siempre en clave
de hard rock, eso sí) que es Mat Michael, con una voz parcialmente rota
pero cargada de feeling, y a los guitarristas Chris Green y Adrian Johnson que,
combinando guitarras eléctricas y acústicas, llevan sin duda el
peso musical de “Signs of purity”.

Lo dicho, estamos ante un disco de exquisita factura, donde
cada cosa está y suena en su sitio, con temas de gran calidad y fantásticos
músicos de escuela roquera clásica, pero algo falla porque no
termina de funcionar. La mezcla debería de ser explosiva pero por la
razón que sea no lo es. En fin, no le doy más vueltas, escucharlo
y decidir por vosotros mismos. Para fans de White Lion, Bon Jovi, unos Bonfire
más suaves, Def Leppard y bandas en la onda.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)