Inicio Festivales Crónica Festival METAL MANIA – Viernes 11 de Julio – NIGHTWISH

METAL MANIA – Viernes 11 de Julio – NIGHTWISH

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up




Documento sin título


NIGHTWISH

 

La majestuosidad hecha mujer cobró vida en Metal Manía.
Lujo, carisma, pasión sonora, espectáculo y estilo elevados a
su máxima potencia. Eso es NIGHTWISH, y eso fué
durante poco más de una hora la banda de la genial y magnética
TARJA TURUNEN, que vestida de seda blanca nos embrujó hasta extasiarnos
completamente dando prueba de su majestuosidad y maestría.

El cemento de Metal Manía estaba repleto de un público
hambriento y dispuesto a disfrutar. Eran más de las 23:00 horas y el
momento idoneo para que una de las bandas estelares se luciera, y así
lo hicieron. El gentio ya era numerosísimo, también entre otras
cosas por que a muchos de los asistentes al festival ya les había dado
tiempo a llegar desde las múltiples largas distancias desde donde la
mayoría se han desplazado para gozar.

Los sesenta minutos me supieron a poco, sinceramente… Cuando
dijeron adios con el bis “Over The Hills and Far Away”, el clásico
de Gary Moore, parece como si el concierto llegara al cierre de su primera parte,
pero no era así, dijeron adios; aunque hay que resignarse ya que en los
grandes festivales las bandas que no son “cabeza de cartel” tocan
unos 60 o 70 minutos… no nos engañemos, no solo pasa en Metal Manía,
también ocurre en los consagrados BYH, Wacken, etc.

La banda con Thuomas al frente no dejó un resquicio
entre nota y nota. Su calidad instrumental y ejecutante es de gran altura, y
así lo llevan demostrando desde hace largo tiempo en los escenarios del
planeta. Su intervención en Villarrobledo fué impecable, a pesar
de los persistentes problemas de sonido, sobre todo del principio, y más
concretamente de los teclados, que apenas eran audibles. Incluso el respetable
chillaba “No se oye, no se oye”. La mágica Tarja cantó
como una reina, y como de costumbre, sólo con sus gestos, poses y especialísima
personalidad nos hizo olvidar a todos esos inconvenientes sonoros, que tema
tras tema fueron desapareciendo.

El set list fué un compendio de grandes hits, todos
ellos esperados y disfrutados por el gentío… “Bless the Child”,
con el que comenzaron, “Wishmaster”, uno de los del tramo final de
su intervención, “The Kingslayer”, “The Pharaoh sailes
to Orion”, “Sleeping Sun”, etc.

Impecables… Espero que pronto vuelvan en gira y nos hechicen
con menores apreturas de horarios. Ya queda menos….

Textoy Fotos: Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño pinchar sobre
ellas.