Inicio Lanzamientos A-Z METALLICA – St. Anger

METALLICA – St. Anger

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

 

Su nuevo álbum “ST. ANGER” : LA DECEPCION SUPREMA
o LA INNOVACION OBLIGADA

El planeta Tierra tembló el pasado día 5 de
Junio. Miles de roqueros fueron a su tienda habitual y compraron el nuevo
disco de METALLICA. Las cifras oficiales dicen que la primera semana han llegado
a vender unas 400.000 copias en USA; si tenemos en cuenta que “Re-Load”
vendió 435.000 unidades los primeros siete días en 1996, “Load”
680.000 en 1991 y el “Black album” debutaba con 598.000 copias vendidas,
la crisis que inunda desde hace años el Mundo y las bajadas enormes
en las ventas de discos en general, podemos confirmar que la fiebre METALLICA
ha recogido sus frutos de forma importante, y siguen en su línea, al
menos en sus inicios vendedores.

Yo se que muchos jóvenes y viejos fans en nuestro
país también vaciaron los estantes de las tiendas de discos
españolas, pero sinceramente, ¿por qué?… ¿Por
que METALLICA son aún para muchos METALLICA y si no te compras su nuevo
disco vas de cabeza al puchero de Lucifer, por que es un grupo de moda, por
inercia, por fanatismo enraizado…?

Yo creo que la mayoría de metaleros compraron el c.d.
a la primera, sin oírlo por que soñaban despiertos y tenían
confianza ciega que la banda de Hetfield iban a hacer un álbum que
recordara a sus más alabados discos “Ride The Lightning”,
“Master Of Puppets, o incluso al comercial “Black”. Soñaban
y pensaban con toda la ilusión del mundo… “Seguro que Hetfield
no nos defrauda, fijo que hace un disco 100% Metallica, o cosas similares”

Algunos medios de prensa y lemas publicitarios pre venta
“engaña bobos” osaban decir cosas como: “Vuelta a
sus orígenes…” o “Vuelta al thrash metal”,
y lógicamente muchos compradores de sus antiguos discos “los
de verdad”, -no los que compran METALLICA por que es un grupo “de
moda”-, no les quedó más remedio que confiar que algún
resquicio de verdad tendrían esos infundados rumores. Muchos pensarían,
“Pues seguro que tras Load y Re-load tienen un detallito con sus fans
de verdad y hacen temas como en el Master…” ¿Me seguís,
no?

Pues en mi opinión nos han jodido la ilusión
y me fastidia enormemente decirlo por que yo también soy fan de METALLICA.
Aunque, sinceramente a mi ya me da lo mismo; ¿sabeis por que?, pues
por que yo sabía que METALLICA no iban a hacer un discazo como los
mencionados Master, Ride o Kill. Yo particularmente perdí el fanatismo
por ellos tras el “Black Album”, un disco que aunque es demasiado
comercial y no es mi favorito del grupo me encantó. Cuándo escuché
“Load” y “Re-Load” al principio me decepcionaron,
pero luego dije: “Normal, es lo que desean hacer, es lo que sienten,
es la música que les apetece hacer”, y lo ví tan claro
que lo afronté y lo entendí; por ello desde entonces para mí
METALLICA dejaron de ser los METALLICA por los que yo bebía antaño
los mares.

Hablemos de “St. Anger”…

Era claro que iban a sacar un álbum diferente, ni
iban a hacer thrash, ni riff´s como en los 90´s o los 80´s,
ni solos vertiginosos, ni temas heavy´s ni nada que les acercara a su
pasado. METALLICA viven el presente y pasan ampliamente de lo que fueron antaño.
Solo les importa a la hora de saltar al escenario. Si les importara hubieran
hecho un álbum heavy a la vieja usanza, ¿no creeis?.

“St. Anger” es su capricho, su deseo, el resultado
de sus ideas, vivencias y sentimientos musicales e interiores. Han hecho un
álbum duro (no heavy) lleno de rabia, sí, pero para nada suena
a lo que muchos soñaban. El c.d. es un disco que a mi particularmente
me ha dejado indiferente. Una vez que se pierde la pasión por algo
ya da lo mismo.

“St. Anger” es sucio, acelerado y alocado, a
veces te cabrea, otras te saca de quicio; no entiendes por que las guitarras
casi ni existen (de los solos ni hablamos, por que no hay, como todos sabéis)
la caja de la batería es opaca, suena débil y fofa, el bajo
es muchas veces el principal instrumento, y la voz de Hetfield no tiene garra,
ni fuerza ni nada de nada, no es el Hetfield de antes, pero eso forma parte
de los sueños y la ficción de los fans. James canta como le
apetece cantar en éste nuevo álbum. La onda musical elegida
está más cerca de la que practicaban viejas bandas de garaje.
En la actualidad METALLICA suenan cercanos a lo hacían The Stooges
o incluso Los Ramones.

Si METALLICA suenan así en su nuevo disco es por que
así lo han decidido. No tiene la culpa ni el productor Bob Rock, ni
la presión mediática, ni su discográfica. Ellos lo han
querido, y punto.

Pues con todos mis respetos para METALLICA a mi no me gusta
el disco, NADA de NADA. Hay quien dice que lo mejor que podían haber
hecho es cambiarse de nombre… yo creo que da lo mismo.

Sabía que con “St. Anger” no me iban a
decepcionar, hace años que lo hicieron.

Ante estas afirmaciones muchos de vosotros diréis
“Rafa Basa no se entera y está anclado en el pasado y es un cerrado”,
pues a lo mejor es verdad… Pero si habeis vivido con los METALLICA del
“Master…” o “Ride The Lightning” y ahora la
banda nos ofrece un disco como éste, qué queréis que
os diga: “Yo prefiero cerrar mis oídos, la verdad”, aunque
respeto la decisión de METALLICA de grabar y editar “St. Anger”.
Sinceramente, siempre respeto y respetaré lo que los músicos
sientan, compongan y editen; independientemente que no me guste éste
álbum.

Dada la gran revolución METALLICA tras la edición
de “St. Anger” una parte de nuestro staff he realizado varias
reviews del disco que a continuación podeis leer.

Si me preguntáis sobre la puntuación que yo
le asignaría al álbum, solo puedo decir una palabra: “Incalificable”, aunque si me ciño al funcionamiento habitual de nuestra web no tengo más remedio que poner una calificación, por lo que mi puntuación para el disco es: 3/10.

Rafa Basa

Estas son las críticas del álbum de nuestros
colaboradores habituales David Esquitino, Javi Sodom, y Alex Sánchez:

METALLICA – St. Anger

Review realizada por: Álex Sánchez

Puntuación: 5/10

METALLICA es un grupo grande, inmenso, como hay pocos. La
controversia acaecida por la polémica de su último disco así
lo demuestra. Un año antes de que saliera a la venta, detractores y
defensores levantaban espadas en contra y a favor de un disco que ni siquiera
habían escuchado. ¿Cuántas bandas pueden conseguir eso,
que se les alabe o se les machaque sin ni siquiera haber escuchado nada de
su nuevo trabajo? La respuesta es… NINGUNA!!!

Con tanta polémica vertida y enfrentamiento, muchos
oyentes ya estaban predispuestos a que el disco no les iba a gustar, fuese
cual fuese el resultado. Y en esta ocasión, una vez más, para
gustos hay colores.

Antes de comenzar el despotrique correspondiente, debo decir
que soy desde tiempos inmemorables, ferviente seguidor de los de San Francisco.
Para mi, sus cuatro primeros trabajos son obras maestras para conservar a
parte del resto. Incluso los polémicos Loads y Reloads me gustan, creo
que si en vez de hacer dos discos, hubieran hecho uno con lo mejor de ambos,
el resultado hubiera sido muy bueno. ¿Y qué decir del St Anger?
La primera impresión ha sido negativa, muy negativa, la segunda mala,
y la tercera decepcionante. Me cuesta trabajo creer que Metallica a estas
alturas, y con la edad que tienen (superando ya los 40), se dediquen ha hacer
este tipo de música. Hay muchas cosas que no comprendo en este trabajo.
Para empezar, no puedo entender como un productor que con menos medios, saco
un sonido de batería en el “Black Album” impresionante,
que ha sido referente para muchos grupos, ha sacado ahora este martillo insoportable,
con la caja hiper tensa. Tampoco puedo entender, que un excepcional guitarrista
como Kirk, esté tan desaprovechado, sin mostrar ni uno de sus imposibles
solos. Tampoco entiendo la forma de cantar de James en algunos momentos, ultra
agresivo a veces, y ultra suave en otras, sinceramente, no me creo que James
sienta lo que canta. Tampoco entiendo, que unos temas que por naturaleza no
deberían superar los 4 minutos, se alargan hasta el infinito, repitiendo
las mismas estrofas y estribillos una vez más sin apenas cambios.

Así, a groso modo, decir que la cosa se abre con “Frantic”.
Los temas que abrían los discos de METALLICA tenían
cierta magia, eran temas especiales, como un reflejo del resto del álbum.
En esta ocasión no tiene esa magia, pero si que es un tema con un riff
que a poco que lo escuches se te quedará en la cabeza, es de las que
mejor entran, pero la batería, es insoportable. “St.Anger”,
el primer single, es para mi el mejor tema, personalmente, me ha parecido
un híbrido entre MEGADETH, Pantera y Red Hot Chili Peppers, es una
gran canción sin duda. “Some Kind Of Monster” es un buen
ejemplo de tema alargado innecesariamente, 8 minutos y medio, para un tema
repetitivo, mediocre y poco trabajado en todos los sentidos. “Dirty
Window” tiene un buena letra, ese es un rasgo característico
que aún han conservado. El tema es uno de los pocos que conserva ese
toque de James al cantar, alargando la última silaba de cada estrofa
de esa forma tan característica; este tema se salva, sino fuera por
el estribillo tan repetitivo y el final totalmente ridículo, con un
James casi lamentándose. “Invisible Kid” vuelve a demostrarme
que la caja de la batería está muy tensa, supongo que lo habrán
hecho adrede, pero no se quién fue el lumbrera que tomo esta decisión.
Buen tema en las estrofas, recordando un poco a los Loads, patético
en el puente con un James irreconocible, y cañero en el estribillo,
aunque no es fácil reconocer cada parte, dura 8 minutos y medio y a
los 3 minutos ya lo has escuchado todo, otra vez lo alargan sin necesidad.
“My World” es un tema bastante bueno, donde las rítmicas
lo dominan todo, y si obviamos nuevamente la batería, se puede escuchar
con bastante satisfacción. “Shoot Me Again” no hay por
donde cogerla, vuelvo a reiterar, que no me creo que James sienta lo que está
cantando. Tampoco es que sea nu metal, ya les gustaría a los del nu
metal que sus ridículos grupos tocaran así, pero es algo que
nunca podría esperar de una de las bandas más grandes de la
escena.

El inicio de “Sweet Amber” es genial con un tímido
riff sacudidor de cabezas, el resto del tema sigue en la dinámica,
de lo mejor del álbum junto a “St Anger”. Aunque el estilo
y sonido del disco no sea del agrado de sus viejos seguidores, hay que reconocer
que todavía saben como hacer buenos temas. “The Unnamed Feeling”
es otro temazo, con un James cantando como nunca; con una producción
más acorde con su pasado, este tema podría haber sido una bomba,
conserva mucha de la intensidad que atesoraban. “Purify” vuelve
a bajar el listón, mucha caña, pero sin control ni sentido.
El cierre corre a cargo de “All Within My Hands” es el tema más
extenso del álbum, un tema potente de difícil digestión
por lo enrevesado de su estructura.

Como podéis ver, lo que para mi son temas buenos y
no tan buenos, para otros pueden ser todo lo contrario, por eso este disco
ha creado y creará tanta controversia. El caso es que METALLICA
está de vuelta, y en directo pocos grupos les superan

Un detallazo lo de incluir el DVD junto con el cd, en el
que podemos ver los mismos temas tocados en su local de ensayo, se hace algo
pesado, pero en pequeñas dosis, es un documento genial.

Bueno, el caso es que nos guste o no, esto es METALLICA,
digan lo que digan. Y si mañana les da por tocar chirigotas, seguirá
siendo METALLICA. Lo que está claro, es que hagan
lo que hagan, lo harán bien, por que son grandes músicos, pero
el hecho de que te guste o no, ya depende de cada uno.

Álex Sánchez
alexsanchez@terra.es

 

METALLICA – St. Anger

Review realizada por: David Esquitino

Puntuación: 0/10

Ya tengo en mis manos el ¿esperado? nuevo disco de
METALLICA en el que definitivamente se iban a decantar por
volver al estilo que les hizo grandes o abrazar sin miedo las nuevas tendencias
y alejarse del viejo y caduco heavy metal (no es la primera vez que Lars Ulrich
declara que no quiere volver a ver sus fotos de teenager macarra y melenudo
en las tiendas o revistas). Al final nos ofrecen una respuesta muy clara:
puro y duro TRASH metal.

No, evidentemente no se me ha olvidado poner la hache en
la definición ya que esto de latigazo sonoro tiene bien poquito…
por no decir que absolutamente nada. Con “St. Anger” han decidido
romper definitivamente y para siempre con la música que les vio nacer
y les hizo grandes para ofrecernos más de una hora de un pastiche entre
los sonidos más novedosos y extraños que podían contener
“Load” y “Reload” y una amalgama de ruidos (literal
porque el sonido del cd es horrible… y no me refiero todavía a la
“calidad” de lo que contiene precisamente) que te pueden recordar
por momentos a Korn, a Linkin Park (ahora entiendo porqué los iban
a traer de teloneros) o a Rage Against the Machine, pero nunca a los viejos
y melenudos METALLICA que asombraron al mundo desde la brutalidad
de “Kill´em all” hasta la calidad indiscutible y la grandiosidad
del álbum negro con el que cerraron un ciclo que, ahora sí,
sabemos con precisión que nunca volverá.

Estaréis pensando, “vale, no te enrolles y justifica
eso que estás diciendo y dinos qué contiene realmente el nuevo
disco de METALLICA“. Ok, vamos a ello: “St. Anger”
contiene 11 canciones sin feeling ni alma ninguna, de una extensión
más que considerable cada una y sin ninguna balada, medio tiempo (en
su momento se criticó que metieran temas cómo “Fade to
black” o “The unforgiven” pero a estas alturas se habían
convertido casi en referencia obligatoria en sus discos) ni sólo de
guitarra entre ellas (sólo riffs, lentos y pesados… y terriblemente
aburridos); un sonido realmente penoso (os aseguro que parece que no está
ni masterizado ya que suena cómo la primera maqueta de la banda…
pero sin la magia del “Garage days”, por supuesto), tema que a
estas alturas, con el presupuesto con el que seguro que ha contado la banda
y un productor tan afamado (pese a que muchos no estemos de acuerdo con el
sonido de sus trabajos) cómo Bob Rock (que además grabó
el bajo del disco antes de la llegada de Robert Trujillo para ocuparse del
puesto del añorado Jason Newsteed -ahora entiendo también
porqué se fue de la banda… de hecho, escuchando el disco se entienden
muchas cosas del pasado más inmediato de la banda-), me parece especialmente
sangrante… si esta es su manera de volver a sus orígenes, apaga y
vámonos.

Que me voy del tema, ¿que más contiene el disco?,
pues una batería con un sonido a lata cómo pocas veces he oído
en mi vida (se sentirá orgulloso el señor Ulrich de lo que ha
conseguido con su reputada y carísima batería Tama de última
generación), una voz, la de James Hettfield, que parece que quiere
huir de sus rugidos poderosos, furiosos y tremendamente personales de antaño
en pos de una personalidad y un querer transmitir algo que estas canciones
no tienen (a partir de ahora no creo que los cantantes “brutitos”
se sientan orgullosos de nombrar a Hettfield cómo una de sus máximas
influencias a la hora de atacar canciones potentes), y un sonido de bajo y
de guitarra que prácticamente no se oyen y cuando lo hacen es para
aportar un toque pesado y moderno a las canciones que no favorece los supuestos
beneficios compositivos que pudieran tener en un principio. Para terminar
de exponer las alabanzas (sí, era un sarcasmo) de este disco tenemos
que hablar de la portada del disco que entra por derecho en mi trilogía
de portadas patéticas: “Live at Budokan” de Ozzy, “X”
de Def Leppard” y a partir de ahora “St. Anger” de lo que
alguna vez fue METALLICA.

No me olvido de que con el cd se incluye una pista de vídeo
de su primer single homónimo, una preview de un videojuego sobre la
banda de próxima aparición y un elace a una web concreta que
se ha creado con motivo de la aparición de este nuevo disco. Sinceramente,
estos plus en este caso son mera anécdota ante la cagada (y perdonar
por la expresión) y el puñetazo tan grande que “St. Anger”
suponen en el corazón metálico de todo amante de esta música
tan maravillosa que todos veneramos (¡mira, acabo de entender el significado
de la portada, no hay mal que por bien no venga!).

Ahora os tendría que hablar de las canciones, a qué
suenan, cuales están bien, cuales no,… pero es que en este disco
es muy difícil sacar cosas positivas en cuanto a los temas se refiere.
De hecho, no hay realmente ninguno que me guste entero (esto es una opinión
personal, por supuesto). Son canciones en su mayoría bastante extensas
(casi todas pasan de los 5 o 6 minutos), compuestas de desarrollos instrumentales
muy pesados y repetitivos, riffs ultrasimples y graves y ritmos de batería
de autentico principiante. Siendo muy benevolentes y quedándonos exclusivamente
con trozos de canciones (ya que es otra de las características de las
canciones del disco, que cuando parece que pueden empezar a molar, cambian
completamente de registro para meter un riff insufrible, un rapeado que parece
de chiste o un ritmo lento y voz popera que me río yo de Linkin Park),
se pueden salvar retazos rápidos de temas cómo la primera “Frantic”,
el estribillo de “Some kind of monster”, el intento de meter caña
en “Invisible kid”, algún ritmo pesado interesante de “The
unnamend feeling” (con lejanísimas reminiscencias de “Sad
but true”) y partes del single “St. Anger” (el único
que se podría salvar cómo tema completo pese a los cambios de
ritmo a mitad de la canción que le hacen perder lo poco que tiene -aunque
decir en el estribillo “Hit the lights”, cómo el tema que
abría el legendario “Kill´em all”, me parece un sacrilegio-).

No se, el cambio de “Load” y “Reload”
no me convenció pero al menos en estos discos podías sacar algún
tema interesante cómo “Until it sleeps”, “The house
Jack built”, “King nothing” o “Fuel” pero de
“St. Anger” no veo por donde rascar absolutamente nada. Nunca
he sido el mayor fan de METALLICA pero entiendo perfectamente
que los heavies (en este caso sin etiquetas) nos sintamos insultados con este
disco. Quizás algunos de vosotros no estéis de acuerdo con mi
opinión e incluso os guste este disco… bueno, para gustos los colores,
siempre lo he dicho. Yo no estoy aquí para deciros lo que debéis
escuchar o no, pero si os gusta la música no podéis comparar
este disco con la magia, la fuerza, la rabia y el carácter especial
de “Master of Puppets”, “Ride the lightning” o “el
negro”. Los cambios de imagen, actitud,… nunca son casuales y METALLICA
nos han demostrado definitivamente el camino que han elegido… o más
bien el que han enterrado y del que han renegado para siempre.

No se trata de hablar de decepción, traición,
disgusto,… simplemente este disco, ahora fuera de opiniones y reflexiones
personales, es muy pobre, muy triste, muy poca cosa para lo que la leyenda
de la banda y sobre todo las expectativas de la gente, merecían. Siendo
otro grupo y en otra situación, mi puntuación sería algo
distinta (no mucho más alta pero diferente) pero tratándose
de METALLICA, de lo que han dicho y hecho en este tiempo
y sobre todo de la leyenda que hay detrás de esta banda, sólo
se le puede dar el cero más absoluto a este disco. Haciendo un símil
con los tiempos estudiantiles en los que estamos, no se trata de mandarles
a septiembre sino de expulsarles de la universidad para siempre. Lo siento
pero ya no merecéis ser parte de la sangre que alimenta al corazón
de metal.

Cómo ha hecho el gran jefe Basa en su programa de
radio esta tarde, os informo de que ya ha salido “St. Anger” de
METALLICA… yo me voy a escuchar el “Master of Puppets”.
No se trata de adoctrinar porque los gustos son personales pero, chavales,
que no os la cuelen esta vez.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)

 

METALLICA – St. Anger

Review realizada por: Javi
Sodom

Puntuación: 2,1 / 10

¿Qué se ha hecho de aquella banda que sacó
hace unos años algunos de los discos más memorables de la historia
del rock? ¿Qué se ha hecho de aquellos dos chavales inconformistas
con ganas de comerse el mundo? ¿Dónde están aquellos
riffs que marcaron a toda una generación de guitarristas? ¿Qué
se ha hecho de aquellas composiciones que tanto triunfaron entre el público
metalero y no tan metalero? ¿Qué se ha hecho de aquella banda
que haciendo honor a su nombre proclamaba ser la banda más dura del
planeta? Éstas y mil preguntas más deambulan por la cabeza de
mucha gente tras escuchar el que supuestamente iba a ser el disco que devolviera
a METALLICA al primer plano de la escena heavy mundial como
ellos han estado afirmando en los últimos meses.

Yo no sé si los dólares y los abusos de los
señores Lars Ulrich y James Hetfield han mermado sus facultades auditivas
y compositivas, lo único que tengo claro es que “St. Anger”
no es un mal disco, simplemente es mediocre y aberrante.

Reconozco que cuando “Load” y “Reload”
salieron a la calle me llevé unos disgustos importantes, pero es que
lo de este “St. Anger” roza el ridículo más espantoso
y ensalza a sus 2 predecesores a la categoría de “obras maestras”.

El vacío compositivo reflejado en “St. Anger”
y su mediocridad implícita son de magnitudes bíblicas, por no
hablar del diseño y el nuevo logotipo, parece como si METALLICA
se hubieran quitado 20 años de encima e intentaran emular a las nuevas
estrellitas del pop babosete y 15añero que tanto encandilan a los teenagers
americanos lobotomizados por esa aberración televisiva llamada MTV.

Muchos pensarán, “Ya está el heavy true
de turno cerrado de miras blablabla…”, nada más alejado
de la realidad queridos amigos… A alguien que le guste el heavy metal
debería fastidiarle sobremanera que susodicha palabra se pronunciara
en vano, vamos, que “St. Anger” tiene de heavy metal lo que CANDLEMASS
de trip hop, nada.

No voy a engañar a nadie, no he pasado de la tercera
escucha, aunque visto el panorama yo lo considero un logro bastante meritorio.
Hace tiempo salió a la luz que Lars y James habían estado escuchando
mucho a gente como MESHUGGAH y ENTOMBED por lo que la esperanza de una vuelta
de los METALLICA, valga la redundancia, más metálicos
no parecía descabellada. Sin embargo los resultados han demostrado
todo lo contrario, es más, si yo fuera miembro de ENTOMBED o MESHUGGAH
me sentiría bastante ofendido y casi seguro les pegaba dos bofetadas
bien dadas a cada uno de los otrora “Four Horsemen”.

Pese a aborrecer y detestar “Load” y “Reload”,
considero que ambos tenían unas producciones muy logradas a parte de
muchísimos detalles técnicos, unas complejas armonías
vocales, bastantes arreglos de todo tipo…Sin embargo, ¿Qué
encontramos en esta baratija llamada “St. Anger”? Nada que no
deba ser tachado de mediocre: Unas baterías irrisorias, paupérrimas
y vergonzosas al más puro estilo Fisher-Price, unos riffs de guitarra
que de bien seguro los sacó James Hetfield cuando ni siquiera era capaz
de ver las cuerdas de su guitarra, una simplicidad insultante segundo tras
segundo, unas melodías de voz pobres, vacías, desganadas y excesivamente
previsibles y finalmente, una ausencia total de pistas de bajo y solos de
guitarra (¿Se perdió las sesiones de grabación Kirk Hammet
por acudir a un concierto de OASIS?).

Como veis, la espera de 6 años no ha servido de mucho
puesto que los temas parecen haber sido compuestos en 5 minutos deprisa y
corriendo.

Lo más triste de todo ello es que “St. Anger”
venderá sus millones de copias puesto que “Si son METALLICA,
¿Cómo van a sacar algo malo?”, y ahí reside el
gran problema, el fanatismo y las vendas oculares de algunos.

Ya pueden regalarme un DVD con la compra del disco, una entrada
para verles en directo o lo que sea, pero a mí esta gente no me la
vuelve a pegar.

Por favor señores METALLICA, no insulten
más a sus fans y cámbiense el nombre, los tiempos pretéritos,
nunca mejor dicho, pertenecen al pasado y remover la basura todos sabemos
que no es agradable.

Siento haber sido tan cruel, pero es lo que hay, si queréis
ver todo alabanzas ya sabéis donde buscarlas, no creo necesario dar
nombres ni direcciones.

Javi Sodom