Inicio Lanzamientos A-Z LUJURIA – El Poder Del Deseo

LUJURIA – El Poder Del Deseo

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Aquí tenemos el quinto disco de los segovianos, con
el que definitivamente van a pegar el pelotazo (y si no, tiempo el tiempo).
La cabeza más visible del grupo ya no es sólo “el lujurioso”
Oscar porque tenemos que destacar en la evolución musical de la banda,
a la teclista Lilith que ha aportado sin duda una nueva dimensión a la
música de Lujuria, y el trabajo extraordinario de producción y
batería del Oso que ha sido de lujo. Era quizás el empujoncito
que necesitaba la banda para asentar su sonido y definitivamente han conseguido
llegar a primera fila.

Esto sigue siendo puro y duro heavy metal, por supuesto, pero
Lilith ha aportado un colchón melódico con su teclado que le da
a la banda un cierto toque neoclásico y barroco que va a dejar con la
boca abierta a más de uno. Por ello tenemos que decir que en este disco,
la banda ya no “se limita” a dar caña con las guitarras sino
que ha dado un paso adelante para convertirse en una formación madura
(que no seria, no confundamos los términos, je,je), cargada de feeling
y que ya no sólo mira con orgullo las bases clásicas ochenteras,
que siempre serán su máxima influencia, sino que coge (y utiliza)
retazos de música clásica y elementos más melódicos
para dar forma a un disco de muchos, pero que muchos quilates.

Todos los temas son buenos (y pocas veces se puede decir esto
de un disco) pero creo que los 4 pelotazos son: “Mozart y Salieri”
con la que se abre el disco (y donde podéis observar más claramente
todo esto que os digo de sonidos barrocos, música clásica y demás);
la guitarrera y ácida “Dejad que los niños se acerquen a
mí” (atención a la letra de esta canción); “Sólo
son rosas” (un tema precioso donde reivindican que el amor no entiende
de sexos), con la colaboración de Elisa (ex-Dark Moor) aportando la voz
principal del tema, la de Angel de Tierra Santa y Fernando Pleite de Siddharta;
y el autentico himno cañonero del disco, la heavy, directa y pegadiza
“Joda a quien joda”, un tema al modo de “Corazón de
heavy metal” (de “Sin parar de pecar”) que es una declaración
de intenciones total y que se va a convertir sin ninguna duda en un clásico
del heavy nacional. Tenemos que destacar también la particular versión
del “Traidor” de Muro (con la colaboración de Silver) y “Cadena
perpetua lejos de tí” (la primera balada de Lujuria “donde
Oscar no lo hace nada mal).

El único y pequeño “pero” que le
pongo al disco es que echo de menos un cierto toque más macarra y gamberro
cómo el que caracterizaba sin duda sus primeros discos. Ahora, las letras
de “El Oso y Oscar son más inteligentes e incisivas que nunca,
el heavy metal más puro sigue siendo su bandera (“el rock no es
moda, es un modo de vivir… joda a quien joda”), la portada es una auténtica
obra de arte (preciosa), el disco suena maravillosamente bien, los temas son
fantásticos y, en definitiva, estamos sin duda ante el mejor disco de
Lujuria hasta la fecha. ¡Enhorabuena!.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)