Inicio Conciertos Crónica Concierto IRON MAIDEN – Barcelona y Madrid

IRON MAIDEN – Barcelona y Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up




Documento sin título


 

EL PODER Y LA GLORIA DEL HEAVY METAL

Fue espectacular, por fin IRON MAIDEN a lo
grande, con un montaje digno y poderoso visual y escenicamente hablando a la
medida de la cita (aunque, sinceramente los he visto más alucinantes,
efectistas y completos en pasadas giras suyas) un sonido casi perfecto, una
banda que se vació literalmente y un público inmejorable totalmente
casado con ellos. Yo los ví anoche en Madrid en la Plaza de Toros de
Las Ventas con casi lleno a rebosar, y como bien cuenta la crónica del
amigo Alex de Barcelona que os ofrecemos al completo a renglón seguido,
podemos afirmar que el grupo de Harris (que por fin dejó en su armario
la camiseta de fútbol y las bermudas para lucir camiseta negra con 666
664 y pantalones negros elásticos) está en un momento muy dulce
de nuevo. ¿Tomarán una pócima secreta que les conserva
eternamente jóvenes?.

Steve Harris
Steve Harris

Lo de Bruce es mucho, no para ni un momento el tío,
salta como un atleta y se mueve como un ciclón cantando a gran altura;
Harris sigue siendo el hombre plenamente feliz, incluso yo le noté más
volcado que en anteriores tours, y el resto de la banda está “de
10”, sincronizados como un reloj y sonando “como Dios”. No
voy a extenderme más, para ello ya está la crónica de Alex
Sánchez que leéis a continuación…

Rafa Basa

Barcelona – Palau Sant Jordi – 11 de septiembre de 2003

Como siempre que tiene lugar un evento de semejante envergadura, la semana antes
notas que algo no marcha bien dentro de tu organismo. Sudores, dolores estomacales,
antojos, cosquilleos eventuales… – esteré embarazado? Pues no gualtrapilla,
IRON MAIDEN toca en tu ciudad!!!!!. Ese mismo día te empiezas a empapar
de todo lo que rodea a este espectáculo, empezando por los pequeños
comentarios que aparecen en los grandes medios de comunicación, hasta
el ambiente que se respira por los aledaños del estadio horas antes de
que empiece el espectáculo. Cantidad de gente de cualquier edad y condición
se da cita en un estadio que poco a poco va tragando todo maidenmaniaco que
aparece por allí.

Adrian Smith
Bruce Dickinson

A las 20:50, unas luces rojas iluminan el escenario, el logo
de Murderdolls aparece al fondo, y al lado de la batería
dos cruces rojas. Una nota de guitarra sostenida se alarga hasta hacerse molesta,
y es entonces cuando el Rock ‘n’ roll sucio y enérgico con
voces de la misma calaña empieza a calentar los ánimos de un público
que mira con mezcla de curiosidad y escepticismo, un grupo que nada tiene que
ver con los cabezas de cartel. Creo que el calificativo tan superlativo de teloneros
de MAIDEN les viene demasiado grande, aunque es innegable el
derroche de energía que desplegaron, lleno de movimientos cervicales
y saltimbancadas varias. 45 minutos que se hicieron algo largos para un grupo
que es más conocido por ser el proyecto del batería de Slipknot
que por su propia música.

La cosa se acercaba, ya no había marcha atrás.
Un Sant Jordi no lleno en su totalidad demostró tener buenos cimientos.
Cubrieron uno de los fondos con una lona negra, para que la gente no se esparciera
y así dar más sensación de plenitud. Las primeras filas
eran ya una olla a presión a punto de estallar. La megafonía escupía
las notas del “Doctor Doctor”, lo cual provocó un inicio
de delirio general; acaba el tema, las luces se apagan, mirada fija a un escenario
todavía a oscuras, el griterío ya es incontrolable, los nudos
en unas gargantas se hacen fuertes, en otras se deshacen con feroces gritos,
la adrenalina empieza a fluir… “Woe to you. Oh Earth And Sea……”
empieza el delirio, vemos las figuras de Steve, Adrian, Dave y Janick, suenan
las primeras notas y Bruce se escucha pero no se ve, cuando el tema explota,
aparece sobre una tarima encima de la batería de un Nicko totalmente
enterrado entre platos. El fantástico juego de luces desplegado, nos
dió la oportunidad de ver un escenario menos espectacular que el que
trajeron en sus últimas visitas. Sobre Nicko, como ya hemos dicho, se
levantaba una tarima, que se extendía hasta los dos laterales del escenario,
por donde Bruce correteaba sin parar, detrás, un arco por donde iban
apareciendo los famosos dibujos de Eddie que iban dando color a cada tema. Inicio
brutal, con un 666 se iluminaba cada vez que sonaba el estribillo, y un Adrian
que tuvo algunos problemas con su guitarra, que fueron debidamente solventados.

Janick Gers
La banda

Sin tregua ni respiro suena “The Trooper”. Harris
por primera vez apunta con su fender, pie izquierdo en el monitor, y a acribillarnos
sin piedad, es la pose de Dios. Solo fantástico doblado entre Murray
y Gers. La voz de Bruce, como es habitual, en los primeros compases se notó
dubitativa, pero a medida que las cuerdas se le fueron calentando, se mostró
pletórica. El sonido general, no fue todo lo bueno, que se podría
esperar, sobretodo al principio, pero vamos, fue más que suficiente para
satisfacer a las más selectas orejas.

Primera sorpresa de la noche, una recuperada “Die With
Your Boots On”, con solo de Murray y un triplicado bestial de los tres
hachas. Cada uno con libertad de movimientos total, demostraron por que están
donde están; Adrian el más metódico y calculador de los
tres, más sobrio, pero más activo que nunca. Murray, como siempre,
tranquilo y relajado, hace que lo difícil parezca fácil. Y Gers,
como una cabra, espontáneo y con esos movimientos a veces absurdos y
tan compulsivos que lo caracterizan, no paró ni un instante de moverse
como un poseso y hacer cabriolas con su pobre guitarra.

Bruce se dirige por primera vez al público, para presentar
otra sorpresa del “Piece Of Mind”, “Revelations”. Pum
pum, EY!!!!!!!!!!!! Pum pum EY!!!!!!!!!!!!!! El Sant Jordi se desgañitaba
al ritmo que imprimía la Bestia Bruce, todo un showman, el escenario
es de su propiedad, y su voz está hoy en una forma envidiable. Harris,
a pesar de no parar tampoco ni un instante de correr de un lado a otro, lo noté
menos motivado que en otras ocasiones.

Bruce Dickinson
Steve Harris

Otra bomba! “Hallowed Be Thy Name”. “Running
Loooooooow……..” y el Sant Jordi patas arriba. Que tema más
difícil de cantar, da la sensación de que Bruce cada vez tiene
más problemas con este pedazo de tema, mientras enciende los ánimos
con su primer “Scream For Me Barcelona!!”. Lo habré escuchado
mil veces, y todavía me parece mágico el cambio de ritmo del final.
Otro clásico, “22 Acacia Avenue”, un sueño hecho realidad,
uno de los mejores temas de la doncella, por fín recuperado, cerrabas
los ojos y te daba la sensación de estar en aquellos históricos
conciertos de la grabación del “Live After Death”.

Era el turno de presentar el nuevo tema, “Wildest Dreams”.
Bruce nos cuenta que el nuevo álbum saldrá en Septiembre, y que
si tenemos alguna grabadora, lo grabemos con total libertad, ahora, eso si,
si nos gusta, que compremos el disco, eso está hecho tio!!! Tuve la oportunidad
de ir a la pre-escucha de 4 temas de su próximo álbum, donde sonó
este mismo, que parece ser que será el primer single, un tema muy sencillito,
con solo de Adrian, fácil de entrar. Los otros eran “Rainmaker”,
y “No More Lies”, este último un híbrido entre “Lord
Of The Flies” y “Clansman”, en plan muy épico, con
un Bruce genial. El cuarto tema, no recuerdo bien su título, pero tenía
unas armonías de guitarra marca de la casa muy buenas.

Steve Harris
Steve Harris

Seguimos con el concierto, hasta ahora solo habían hecho
referencia al pasado, ahora le toca el turno al presente, “Wicker Man”
y “Brave New World” fueron recibidas con el mismo entusiasmo que
los viejos clásicos, y con la llegada de “The Clansman” llega
uno de los momentos más álgidos de la noche. Para presentar el
tema, Bruce da un pequeño discurso sobre la libertad de poder hacer y
escuchar está música, nos comenta que existe el Heavy Metal, el
Death Metal, el Thrash Metal, el Black Metal, y IRON FUCKIN MAIDEN!!!!!!!! La
respuesta es de un grito unánime de aprobación, y el tema dedicado
a William Wallace se convierte en un himno imperecedero. Impresionante, Bruce
le ha dado una nueva dimensión a este tema, el grito de Freedom!!!!!!!!
Hace que lagrimas de emoción aparezcan en el que suscribe estás
líneas. Clavados los solos de Gers y Murray. “The Clayrvoyant”
volvió a sonar atronadora, incluso el sobrio Adrian comenzó a
botar.

Eddie hacía su primera aparición, en un muñeco
de 3 metros emulando la portada de su recopilatorio “Edward The Great”,
un muñeco bastante traperillo por cierto. Otra sorpresita, “Heaven
Can Wait”, la máquina musical funcionaba bien engrasada, a toda
leche; como es costumbre, en la parte coreada del tema, aparecen unos cuantos
fans al escenario… unos cuántos?? Creo que más de 50!!! Algo
ha pasado por ahí, por que creo que eran demasiados, costó un
poco desalojarlos a todos.

Bruce Dickinson
Adrian Smith

Dickinson se sienta, y una luz ilumina su sudorosa y atlética
figura, la luz se fue y empezó el miedo a la oscuridad. En “Fear
Of The Dark” Harris nos volvió a ametrallar, mientras Bruce es
solo un grito ahogado entre la marabunta de voces que tapa los Marshall coreando
un tema que fue el preludio a otro himno, “Iron Maiden”, vamos Bruce,
que no se te oye, en mi vida he visto a un público tan entregado como
esta noche.

El repertorio fue brutal, sin ningún tipo de concesiones,
como no había disco que presentar, han escogido los temas que les ha
dado la gana, y por ente, los que el público más esperaba, claro
está que faltan muchos clásicos, pero un concierto no puede durar
18 horas. Vuelve a aparecer otro Eddie, esta vez más majete que el anterior.
Detrás de Nicko apareció su cabezón, muy parecido al que
sale en la portada de su recién estrenado DVD, y al igual que se puede
ver en el DVD, la cabeza de Eddie se abre, para albergar dentro de ella su cerebro
que baja desde el techo. La banda se retira, pero del estadio no se va nadie.

Bruce da las gracias, mientras empieza el vacile con el público
en el inicio de “Bring Your Daughter… To The Slaughter”, todos
a una repetíamos con bastante nivel lo que Bruce nos soltaba, pero……
ah amigo!!! La muestra de capacidad pulmonar que se marcó, con una nota
sostenida de casi un minuto, fue irrepetible. “2 Minutes To Midnight”,
y “Run to The Hills”, sirvieron para cerrar de forma sublime un
concierto memorable. Ciertamente se hizo corto, pocos grupos pueden presumir
de tocar dos horas, y que estás dos horas parezca solo media. Creo que
esta gente ha vendido su alma al diablo.

Dave Murray
Harris y Bruce

Todos los discos de MAIDEN tuvieron representación,
excepto “Killers” y “X Factor”, en un repertorio muy
bien escogido y que no deje ni un solo instante de tregua. Quizás esta
gira de “Give Me Ed ‘Til I’m Death”, sea un poco gratuita,
y hubiera sido más lógico realizarla con un álbum bajo
el brazo, pero bueno, a quién le amarga un dulce!!!

A la salida del evento, las caras de satisfacción eran
un denominador común entre todos los que estábamos allí
congregados, ciertamente fue un gran concierto. A pesar de todo, personalmente,
los he visto mejores de la doncella, nunca olvidaré su retorno en la
gira de reunión del “Ed Hunter”. También recuerdo
en la gira del “No Prayer For The Dying”, un concierto desastroso
en un local como lo fue Zeleste, eran horas bajas para la música que
amamos. Pienso, sinceramente, que el retorno de IRON MAIDEN a la palestra, ha
ido unido al buen momento que está viviendo el Heavy Metal en todos los
ámbitos, es por eso que considero a los británicos una banda de
referencia y uno de los pilares del estilo, una de esas pocas bandas capaces
de llenar estadios y de unir a miles de personas en un aquelarre metálico.
Es por eso, que para miles de personas, IRON MAIDEN son Dioses y algo más
que música, el que sienta lo mismo que yo entenderá de lo que
estoy hablando. UP THE IRONS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Álex Sánchez alexsanchez@terra.es

Fotos: Carlos Oliver (Barcelona) y Rafa Basa (Madrid)

Para verlas a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.