Inicio Lanzamientos A-Z AUTOGRAPH – Buzz

AUTOGRAPH – Buzz

0
Century Media - Triptikon
Century Media - Triptikon

El fenómeno de bandas hardroqueras que vuelven a la
actividad después de muchos años, proyectos en solitario de sus
componentes,… está funcionando de manera trepidante en los últimos
años (y me aventuraría a decir que meses) con claros ejemplos
cómo Whitesnake, Dokken, Twisted Sister o Cinderella. Evidentemente este
no es un tema ajeno a bandas algo menos conocidas. Es el caso de este grupo
que tuvo un éxito más que considerable con su debut, “Sign
in please”, en 1984, y que poco a poco se fue diluyendo ante el empuje
de otras bandas con más calidad, suerte o simple oportunismo que ellos.
Tras un intento de revitalizar el pasado de la banda en 1997 con un recopilatorio
con rarezas llamado “Missing pieces”, Steve Plumkett (vocalista,
guitarrista y teclista, y único miembro de la formación original
de AUTOGRAPH) vuelve a la acción con un fantástico
disco de hard rock a la antigua usanza.

Si crees en algo no tienes porqué cambiar ni adaptarte a los nuevos tiempos
en busca de un éxito poco sincero y esto es exactamente lo que defiende
Steve Plumkett en este nuevo disco de la banda americana. Para los que no les
conozcáis, deciros que practican un hard rock muy clásico más
cercano al estilo roquero y con marcada personalidad de bandas cómo Y&T
o los propios Whitesnake que al “rollo fiestero” de Poison o Faster
Pussycat por poner un ejemplo. De todos modos, a la banda a la que posiblemente
más te van a sonar es a Def Leppard, tanto musicalmente cómo vocalmente
(ya que el tono de voz de Steve es muy similar al de Joe Elliot). Ahora, no
nos equivoquemos, pese a que las reminiscencias del “Leopardo sordo”
son bastante intensas, el sonido de AUTOGRAPH en general y
de “Buzz” en particular no se debe calificar en ningún momento
de “copia de”. La personalidad de la guitarra de Steve Plumkett,
pegadiza y tremendamente reconocible, las melodías de sus canciones y
la calidad que atesoran los temas que forman este disco, no nos lo permiten.

Los músicos que acompañan a Steve en este disco
son diferentes de aquellos que comenzaron la andadura del grupo allá
por mediados de los 80. Se trata de T. J. Helmerich (guitarra rítmica),
Lance Morrison (bajista) y Matt Lang (batería). Entre los cuatro, (supongo
que con preponderancia de Steve, que los galones son un grado en estas cosas),
han sabido escoger los elementos esenciales para que un disco funcione: buenos
temas, guitarra y voz con personalidad, alma y base roquera, zarpazos heavies
cuando la situación lo requiere y feeling, mucho feeling para que la
etiqueta de hard rock cobre su máxima expresión.

“Buzz” se compone de 10 temas, entre los que se
alternan (casi a partes iguales) unos más rápidos y otros que
juegan con un tempo algo más reposado (que no lento). La base es siempre
una guitarra roquera llevando el peso de la canción, una voz personal
y parcialmente rota (sin adolecer nunca del sentimiento necesario para cantar
este tipo de música) y un espíritu netamente hardroquero dando
color a las canciones. Entre las más rápidas me quedo con el tema
que abre el disco, “Break a sweat”(muy roquera y con un estribillo
superpegadizo); el corte 6, “Party like we did”, un tema perfecto
para animar a la gente en directo; y una “gamberra” para cerrar
el disco cómo es “Can´t stop rockin´” (que me
recuerda al “Bad reputation” de las Vixen, no me preguntéis
porqué). De las “más reposadas” me quedo con la 100%
Leppard que es “Fed up with bein´down”; una preciosa balada
netamente ochentera cómo es “That”; el medio tiempo que da
título al disco desde el corte 7; y el temazo del disco para mí
que es “Heart raper”, la “típica” balada que
es puro feeling coronado con un sólo cargado de sentimiento al finalizar
el tema (el que aparecería en el vídeo con un melenudo en lo alto
de una montaña desafiando la soledad y la oscuridad con su guitarra y
una hoguera que le calentara y le hiciera olvidar a su amada… al modo de un
“Cherokee” de Europe, para que os hagáis una idea, je,je)

Ahora que Def Leppard tristemente han casi desaparecido para
el rock, es bueno que algún grupo, ya sea nuevo (cómo en el caso
de Loud n´Clear con su fantástico e ignorado “Disc-Conected”
del año pasado) o no tan nuevo (cómo AUTOGRAPH),
recoja su testigo. No os dejéis engañar por la portada del disco
(entre psicodélica y moderna) porque lo que hay dentro es hard rock del
bueno, del que ya no se hace más que en contadísimas ocasiones.
Si añoráis los tiempos en los que los reyes del hard rock llevaban
el pelo largo y cardado, eran guaperas a la par que macarras y llevaban el lema
de sexo, drogas y rock n´roll realmente por bandera, no deis de lado a
este renacimiento de Steve Plumkett y sus AUTOGRAPH porque
aquí hay muchos retazos de aquello.

El único fallo reseñable es el mismo de casi
todos los discos de mediados/finales de los 80 en cuanto a hard rock se refiere:
demasiados temas a medio tiempo. De todos modos, si entonces no fue un problema
tampoco debe serlo ahora. “Buzz” es un gran disco y eso es lo único
que importa.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)