Inicio Conciertos Crónica Concierto STRATOVARIUS – SYMPHONY X – THUNDERSTONE – Segunda Parte

STRATOVARIUS – SYMPHONY X – THUNDERSTONE – Segunda Parte

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil




Documento sin título


 

 

CULTO A LA ELEGANCIA

 

El montaje escénico fue un lujo en toda regla para una
banda que cada día se aleja más y más de los STRATOVARIUS
más power y potentes que a todos nos encantaron en sus primeros escarceos
musicales en cuanto sonido, actitud y caña, para dar paso a la coherencia,
madurez, armonía y calidad que últimamente pretende definir su
presente. La banda de los Timo´s nos deleitó con un montaje precioso
que yo califico con matrícula de honor en cuanto al buen gusto, estética
y elegancia se refiere. Las luces móviles dieron al show un estilo propio,
bañando la escena de colores violetas, amarillos oro, y verdes azulados
que con gran estilo acompañaban las escenas que en pantalla trasera se
proyectaban en relación con cada una de las canciones, letras y fragmentos
de su repertorio. Todo ello dotó al show de un estilo repleto de elevada
distinción . También el sonido fue casi perfecto en cuanto a potencia
y fidelidad.

Kotipelto y Jari Kainulainen
Timo Tolkki

La banda salió a escena tras caer el telón negro
con su flor de lis particular, y aparecer el montaje con cada uno de sus integrantes
sobre las escalinatas de éste. La totalidad del público rápidamente
se dio cuenta de la plasticidad y cuidada estética que pasea en su gira
el grupo finlandés . Su salida con “Eagleheart” fue espectacular.
Timo Tolkki desde el principio portó la batuta, dejando de lado el papel
de “guitar heroe”, Kotipelto se erigió como maestro de ceremonias,
acompañados por un Jörg Michael que cada día me gusta más
por técnica y pegada, Jens Johansson a los teclados, sencillo y efectivo,
aunque le he visto otras veces anteriores más acertado, la verdad. El
bajista Jari imprimió el compás y el ritmo, bañando su
garganta entre tema y tema de múltiples latas de “birra”,
compartidas con el hombre de las teclas.

Montaje
Kotipelto

“Find Your Own Voice” fue la siguiente pieza Sonora,
para dar paso al primer tema que el público hizo suyo: “Kiss Of
Judas”, que precedió a un “Speed Of Light” que enloqueció
por primera vez a la totalidad de los asistentes, que alucinados por el montaje
escénico y luminotécnico demandaban temas más en ésta
onda que en la que casi en su totalidad ocupó la gran parte del show.
Me explico… en la actualidad STRATOVARIUS apuesta por temas
más elaborados, con más arreglos y samplers, orquestaciones y
culto a la madurez instrumental, dejando a un lado canciones más speed
y power que definen su etapa pasada. Aunque suene reiterativo, la evolución
es la palabra que mejor define su actual momento.

Jari Kainulainen
Jörg Michael

El show fue bueno y plagado de espectacularidad y calidad,
pero esto bajo la opinión de algunos fue un arma de doble filo. Parte
de los fans se aburrieron en parte del show por la inclusión de tantos
medios tiempos, temas interminables y lirismos excesivos. En “Fantasia”,
“Stratofortress” y “Elements” (con demasiados, pero
necesarios samplers de coros y teclados) muchos bostezaron; la verdad es que
un servidor supo impregnarse de la magia y el sentimiento que la banda nos trasmitió,
y valoro su calidad y esfuerzo, pero repito que otros seguidores del grupo no
entendieron para nada e incluso rechazaron tantos temas en ésta onda,
que en la actualidad es la preferida de STRATOVARIUS.

Kotipelto
Timo Tolkki

El proyector seguía adornando la pantalla trasera a
modo de telón con imágenes alucinantes de llamas, aguas cristalinas
e imágenes relacionadas con portadas de álbumes al compás
de las canciones, la pirotecnia a veces daba zarpazos, Kotipelto rozaba a veces
el abismo en los fragmentos en los que sus agudos casi llegaban a molestar a
nuestros oidos (menos mal que fue muy bien ayudado por la revert y los efectos
magistralmente manejados por el técnico de P.A.), sobre todo en “Father
Time”, y Tolkki más humilde que nunca solo nos emocionó
en contados instantes y solos de guitarra en los que hasta miró de frente
al respetable. Entre tema y tema Kotipelto decía “Gracias Madrid”,
y en algunas partes del show nos llegó a provocar para corear y gritar
comparando la audiencia madrileña con la de Barcelona, San Sebastián
y Oporto, desafiándonos para demostrar quienes eran los más calientes
y vociferantes.

Timo Tolkki
Kotipelto y Jari Kainulainen

“Forever” hizo que los mecheros y las gargantas
se encendieran, y en el mencionado “Elements” la calidad instrumental
y la elegancia (samplers a parte) fue de lo mejor de la noche. ¿Acaso
STRATOVARIUS quieren acercarse a la onda NIGHTWISH con éste
tipo de temas?. ¿Puede que de imitados ahora se conviertan en imitadores?.

Para cerrar, estallaron con “Will The Sunrise”
con un Kotipelto sufridor ayudado por el eco y los efectos. El primer “biss”
hizo que algunos de nuevo se durmieran con “Season Of Change” y
“Paradise”, para poner el broche con el comercial “Hunting
High and Low” y un segundo “encore” con el esperado y menos
mal “no olvidado” “Black Diamond”.

Timo Tolkki
Kotipelto

Para algunos más que un “bolo” de heavy
metal fue como “ir al cine”, para otros (entre los que me incluyo)
fue una buena actuación.

Texto y Fotos: Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.