Inicio Lanzamientos A-Z ELIAS VILJANEN – Taking the lead

ELIAS VILJANEN – Taking the lead

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Bajo este nombre tan curioso a modo de ingenioso juego de palabras
se esconde la personalidad de Elias Viljanen, un guitarrista
finlandés de 27 años que ha conseguido debutar discográficamente
con un disco instrumental de impecable factura.

Este admirador de Kiss en sus inicios y de sonidos algo más
brutitos conforme iba creciendo (los orígenes nórdicos tenían
que salir por algún sitio, ¿no?), se fue dando cuenta de que lo
que le gustaba era la guitarra y conforme iba puliendo su estilo y perfeccionando
su técnica, fue poco a poco acercando sus composiciones a la música
instrumental de Steve Vai y sobre todo de Joe Satriani, al que nombra sin ninguna
duda cómo su mayor ídolo e influencia en la actualidad. De esta
admiración surge sin complejos este “Taking the lead” cómo
un álbum instrumental compuesto de 12 cortes en los que navega entre
el hard rock y el heavy pero sin olvidarse en ningún momento del rock
n´roll de toda la vida e incluso de sonidos progresivos que adornan algunos
temas.

Lo que más me gusta es que es un disco de canciones
cómo tal y no de demostraciones virtuosistas sin más al modo de
un Yngwie Malmsteen. Y cómo tal, pese a que la guitarra es inevitablemente
protagonista, el mayor acierto del disco (y el fallo de otros discos de similares
características) es que no te queda la sensación en casi ningún
momento de que falte la voz para completar los temas. Es decir, la guitarra
llena ese hueco a base de melodía, feeling y fuerza cuando es necesario
y nos permite disfrutar de la música sin echar en falta el casi siempre
necesario aporte vocal para terminar de matizar y dar color a las canciones.

Completan la formación que acompaña a Elias
Viljanen
en este disco, el bajista Rami Herckman y el batería
Tomi Ylönen, aunque, pese a tener relevancia en el sonido del disco, es
cierto que está un poco supeditados a los dictados de la guitarra protagonista
de Elias…Una guitarra cargada de feeling y variedad que nos lleva a explorar
dentro de un mismo disco una gran cantidad de caminos compositivos y de sonidos
y estilos musicales dentro de una misma base clásica. Podemos dividir
los temas en dos caminos básicamente: Por un lado una tendencia más
rápida donde juega con la fuerza y las posibilidades que le brinda su
Ibanez modelo Joe Satriani (ya os he dicho que no oculta su pasión, je,je),
en temas cómo la potente “Evil rock” con una preciosas líneas
de guitarra (que abre el disco tras un breve intro); un gran tema de tinte progresivos
cómo es “Northern brezze” (con un riff similar al de “I
want out” de Helloween para comenzar y un teclado que complementa la melodía
del tema); la propia “Taking the lead” (un tema 100% Satriani) o
la más roquera “Speed of the devil” (un tema muy clásico
donde el riff adictivo y constante y la fuerza de la batería son la base
de la canción). Por otro lado encontramos un camino más sosegado
en el que busca acercarse a las emociones y a los sentimientos a través
de las atmósferas que crea con su guitarra. Son temas cómo el
precioso medio tiempo “I go solo”, la más lenta y atmosférica
“Beyond twilight” o la intimista y más hardroquera “A
dream come true”.

En definitiva, un gran debut de este joven guitarrista finlandés.
Bien es cierto que al tratarse de un disco completamente instrumental puede
llegar a cansar un poco pero “Taking the lead” está a años
luz del virtuosismo guitarrero tipo “admirar lo bien que toco y lo genio
que soy” y se acerca más bien a la postura de “disfrutar
de todo aquello que mi guitarra os puede aportar”. Si os gusta la tendencia
de guitarristas que piensan que el feeling debe estar por encima de la rapidez,
acercaros a este disco porque Joe Satriani ha encontrado un nuevo y prometedor
discípulo.

David Esquitino (esqui21@eresmas.com)