Inicio Festivales Crónica Festival METAL CHRISTMAS – DARK MOOR – WARCRY – JORGE SALAN

METAL CHRISTMAS – DARK MOOR – WARCRY – JORGE SALAN

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Untitled Document


 

METAL CHRISTMAS

27 de Diciembre de 2002. Sala Divino Aqualung.
Madrid.

+ JORGE SALAN

 

La idea fué fantástica, aunque años atrás ya se
habían organizado noches de Navidad dedicadas al metal ésta ha
sido la primera con gran éxito de asistencia (1.500 personas), e independientemente
del desafortunado final del que Diego L. Pérez habla en su crónica
de DARK MOOR que tuvieron que acortar su feliz actuación por el
horario del cierre de la Sala, la experiencia ha sido hiper positiva, y seguro
que tras ella el próximo año tendremos un segundo Metal Christmas.
Había un hambre especial por ver en directo a los asturianos WARCRY,
interés por comprobar la destreza del jovencísimo JORGE,
y apetito total por degustar las más dulces mieles de unos DARK MOOR
que habían preparado y anunciado platos sorpresa en su menú sonoro
.

Rafa Basa

JORGE SALAN

A las siete y cuarto de la tarde, aparecía en escena esa bestia de
las seis cuerdas, que poco a poco va obteniendo el respeto y el reconocimiento
que merece, Jorge Salan, cuarenta y cinco minutos de verdadera maestría,
de gozada musical, que partieron de las manos de este virtuoso chaval de veinte
años.

Jorge Salan
Jorge Salan

Jorge nos deleitó con parte de los temas que se incluyen en su disco
“The Utopian Sea of Clouds”, comenzando con “Running Free”
que se ha convertido en un tema cada vez más conocido por el público,
el cual recibió a Jorge cómo éste merecía, con todo
el calor y el cariño que se debe a alguien que está intentando
abrirse camino en este complicado mundo del Rock, A pesar de tratarse de un
set básicamente instrumental, sólo uno de los temas era cantado,
“One Way” por el loco Tony Guerrero, la gente se lo pasó bien
disfrutando de la maestría de Jorge con la guitarra, sobre todo cuando
empezaron a sonar los acordes del conocido tema de Steve Vai “For the Love
of God”, el cual salió clavado, a decir verdad, también hay
que agradecer parte del éxito de la actuación a los magníficos
músicos que acompañaban al solista, todos de un altísimo
nivel.

Jorge Salan
Jorge Salan

Un buen aperitivo para abrir boca y prepararnos para lo que venía a
continuación.

Diego L. Pérez.

 

WARCRY

El grupo asturiano no brilló como todos esperamos. En gran medida la
culpa de su nublada actuación la tuvo el desastroso sonido del equipo
de P.A. que se cargó la presentación capitalina de la banda de
Víctor y Ardines. No voy a cebarme en descalificaciones al equipo técnico,
ya que una mala noche la tiene cualquiera, ni voy a divagar sobre quienes fueron
los culpables del naufragio, pero, la verdad, fue una pena oír a una
banda tan querida por su público sonar tan rematadamente mal. Cuando
un servidor subió al lateral del escenario para escucharles a través
de los monitores y su back line y escuché claramente que el deficiente
sonido no era producido por posibles deficiencias del grupo, si no por la mala
utilización del equipo de P.A. mi enfado se multiplicó por dos
. La banda suena muy compacta y potente, cosa que no quedó reflejada
a oídos de la mayoría . No existían guitarras, ni batería,
la voz sonaba ronca… fue penoso .

Victor Grarcía

De cualquier forma WARCRY demostraron por qué hay gran expectación
con ellos y por qué su público les adora. Un “11” para
el respetable que cantó casi en su totalidad cada uno de los temas de
su set list.

Alvaro

Víctor posee un gran carisma y grandes dotes vocales , los dos guitarristas
Fernando y Pablo no se vuelven locos en escena pero llevan las riendas y ponen
la calidad, aunque les pesó un poco la responsabilidad del debut en Madrid.
El bajista Alvaro lució escénicamente y se le ve muy seguro,
el teclista Manuel adornó en lo posible el mal sonido general y Berto
tras los tambores puso la contundencia venida a menos por el desaliño
sonoro.

Victor García

Comenzaron con “Luz del Norte” y “Alejandro”. Desde el
principio, como ya he dicho, la totalidad del respetable que invadía
la pista de la sala se entregó en cuerpo y alma cantando y participando
activamente del show. Cuando sonó el tercer tema, “Por mi libertad”
llegó la locura, que volvió a repetirse en “Torquemada”
y “Aquí estaré”; las tres versiones de Avalanch fueron
agradecidas en gran manera por los que recordaron los tiempos de Ardines y Víctor
en la banda de Rionda . “Capitán Lawrence” y “Hoy Gano
Yo” sonaron un poco mejor, y despidieron a los asturianos, arropados por
el cariño total de sus fans que cuando la banda saludó a pié
de escenario cantaron una estrofa entera de “Tu Mismo”, que resultó
emocionante y sorprendió a la propia formación .

Manuel
Victor García

A mi modo de ver hubo tres conciertos distintos : el vivido encima del escenario,
el disfrutado por los fans entregados que llenaban la pista de la sala Aqualung
y se divirtieron a raudales, y por último el concierto rancio y desacertado
que sufrieron los que estaban alojados en el resto de la sala, donde el malísimo
sonido era notable. A éstos últimos me imagino que no les gustaría
nada la “descarga” de los asturianos.

La presentación madrileña de WARCRY me recordó a la que
hicieron DARK MOOR en Caracol de su segundo c.d., o la que hicieron éstos
en la misma sala Aqualung junto a Tierra Santa y Avalanch. En ambas el sonido
les traicionó como a WARCRY. DARK MOOR se ha sacado esa espina en repetidas
ocasiones, seguro que también WARCRY lo harán… Tiempo al tiempo.

Rafa Basa

 

DARK MOOR

A pesar de la demora en aparecer en escena, debido a causas de la organización,
cuando los cabezas de cartel aparecieron en el escenario, todo el Divino Aqualung
fue unánime, la gente tenía ganas de volver a tener a la banda
delante, y por supuesto éstos no defraudaron a sus seguidores, increíble
la evolución que desde la presentación de su tercer trabajo “The
Gates of Oblivion” ha tenido el grupo, una progresión imparable
que les hace ser hoy por hoy una de las mejores formaciones de nuestro país,
en cuanto a música no teníamos dudas pero en su directo han mejorado
de una forma intachable.

Elisa
Enrik

Enrik y Albert consiguen que sus guitarras suenen cómo si fueran verdaderas
extensiones de si mismos, demostrando un nivel cada vez mayor, la base rítmica
sigue teniendo en Anán y Jorge el asiento en el que se apoya toda la
consistencia de la banda, y por supuesto al frente de todos Elisa, cuya voz
es cada vez mejor, ha conseguido limar algunas carencias , ha acentuado otras
virtudes y es hoy por hoy una de las grandes voces de este país. Sólo
nos queda preguntarnos el porqué una formación que suena así,
no ha dado aún el gran salto a los escenarios de fuera de nuestro país,
porque realmente lo merecen.

Albert
Elisa

Desde el inicio con “A New World” ya no hubo tregua, temas que realmente
ya son himnos, “Maid of Orleans” o “Nevermore” cada vez
suenan mejor y el público lo agradeció , coreándolos, y
jaleando a la banda en todo momento, hablábamos de la progresión
del grupo, esta evolución se nota en la confianza que los miembros de
la banda tienen en si mismos, que les lleva a interpretar en directo verdaderas
obras de arte musicales, incluyendo en su set adaptaciones de composiciones
maestras de música clásica, ya sean instrumentales cómo
la adaptación de “Tormenta de Verano” de Vivaldi, o interpretadas
con la voz de una cada vez mejor Elisa, “Dies Irae”, verdadera apuesta
fuerte del grupo en su último trabajo, que nos acerca la obra inmortal
del genial Mozart trasladándola magníficamente a su versión
Rock, es una maravilla en directo, suena con una fuerza incontenible, demostrando
el virtuosismo de todos los componentes de la banda, incluyendo a la nueva teclista,
Isa, la cual no desentonó en absoluto con el gran nivel del resto de
sus compañeros.

Elisa
Elisa

DARK MOOR había planeado que este concierto fuera muy especial,
aunque fue de verdad grande, por ciertas circunstancias al final no fue todo
lo bien que ellos hubieran deseado, aparte de interpretar “Dies Irae”
y otro tema que no había entrado en su repertorio anteriormente, “Quest
for the Eternal Flame”, ellos tenían preparada una sorpresa muy
especial para todos sus seguidores, en un detalle cómo regalo de Reyes
anticipado habían preparado con verdadero placer y trabajo la interpretación
al completo del “Keeper of Seventh Keys Part I” de Helloween, simplemente
cómo agradecimiento a su público el apoyo mostrado durante todo
este tiempo, pero claro, aquí vino la parte más triste del concierto,
el tiempo se acababa y en estas salas en las que los organizadores de eventos
se ven obligados a llevar las actuaciones, les importa un bledo que un grupo
no pueda terminar de ofrecer su música al público, ellos tienen
que cortar y se acabó.

Elisa
Elisa

Y esto fue lo que pasó, DARK MOOR no pudo completar el homenaje
a su público, aunque tuvieron tiempo de tocar algunos de los temas del
disco de los alemanes, por supuesto comenzando con “I´m Alive”
, pero teniendo que concluirlo tres temas después, con sinceras muestras
de congoja, Elisa explicaba al público lo que ocurría, tenían
que abandonar el escenario y “Future World” era el último tema
que la banda interpretó, toda la gente lo comprendió, y esto tengo
que decirlo, un diez bien grande al público que se dio cita en el concierto,
pues no hubo ningún tipo de altercado ni protestas, cuando la banda se
despidió, la gente comenzó a abandonar la sala y no hubo que lamentar
ningún incidente que hubiera ensombrecido una gran noche de verdadero
Heavy Metal.

Diego L. Pérez.

Fotos : Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.