Inicio Conciertos Crónica Concierto RATA BLANCA en Buenos Aires – Argentina

RATA BLANCA en Buenos Aires – Argentina

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Untitled Document


 

2 de noviembre de 2002 en Luna Park. Buenos Aires. Argentina
.

 

La devaluación del dólar, sufrida este año en la Argentina
corto de cuajo todas las visitas de las bandas de rock pesado internacionales
a las que nos habíamos “mal acostumbrado” a ver. Sin embargo,
lo vivido el sábado en el Luna Park no tiene nada que envidiarle a aquel
período del “1 a 1”. Digo esto por el alto grado de virtuosismo,
producción y profesionalismo con que Rata Blanca se desenvolvió
durante tres horas en el tradicional estadio de Bouchard y Corrientes.

Adrián Barilari
Walter Giardino

A las 22.30 clavadas, salen a escena con “Solo para amarte”, inmejorable
tema para arrancar un show, descontrol total, explosiones, pirotecnia y un sonido
sencillamente perfecto. La escenografía constaba de un enorme telón
con la tapa de El camino del fuego, el último c.d. que estaba siendo
presentado oficialmente esa noche. Lo que siguió fue una catarata de
temas, en los que se iban mechando viejos, con nuevos. De esta manera brillaron
entre otros, “Días duros”, “El sueño de la gitana”,
“Mujer amante” (esta vez en su versión original), “asesinos”,
“Noche sin sueños”, “Chico callejero” ; Junto con
“Volviendo a casa” (último hit), “El amo del camino”,
“La canción del guerrero”, “Sinfonía fantástica”,
“Caballo salvaje” y “En nombre de Dios? Vuelvo a destacar el
tema del sonido, donde uno se parara podía escuchar nítidamente
todos los instrumentos, hace mucho que no apreciaba algo así en shows
nacionales.

Adrián Barilari y Walter Giardino
Fernando Scarcella

Vayamos a los músicos uno por uno. En primer lugar, obviamente, Walter
“gatito” Giardino, a esta altura resulta poco menos que al pedo decir
lo bien que toca este muchacho, pero cada vez que lo veo no dejo de sorprenderme
por su técnica. No entiendo como en este país no tiene el lugar
que se merece. Sin dudas el mejor guitarrista argentino. En sus pasajes instrumentales
demostró todo lo que sabe y por si alguno tiene dudas le recomiendo escuchar
“preludio obsesivo”. Guillermo Sánchez: el menos destacado
de la noche, su función igual fue correctísima acompañando
a la banda. Fernando Scarcella: muy contundente y cumplidor aunque de su solo,
en un estilo “petercrissiano”, se podía haber esperado algo
mas. Hugo Bistolfi: un gran solo y el colchón para que Walter se explaye
en lo suyo. Adrian Barilari: sobresaliente. Nunca entendí por que siempre
hubo gente que lo criticara. Una de las mejores voces del metal nacional. No
arrugó en ningun grito y de hecho, siempre se sobreexigio mas que en
los discos. Me gustaría ver a mas de uno en su lugar, el papelón
que pasarían.

Walter Giardino
Fernando Scarcella

Para los bises, la banda retomó con “Los ojos del dragón”,
“Guerrero del arco iris” y , obviamente, “La leyenda del hada
y el mago”. De esta manera se cerró una noche brillante. Por ahí
alguno hubiera querido escuchar mas temas viejos, o inclusive alguno del periodo
Mario Ian, para ver como suenan con la voz del enano, pero como el mismo dijo:
“no se puede conformar a todos”

Escenario
Guillermo Sánchez y  Walter Giardino

En síntesis, en tiempos donde toda “periodistilandia”, le
dedica millones de líneas de sus pasquines a la cumbia villera, a los
Piojos y toda esa poronga, politicona del “aguante viejita”, el tetra
y el Che Guevara, Rata Blanca dio acabadas muestras de lo que es ser
músicos en serio. Le pese a quien le pese, la banda que mas alto llevó
al heavy metal en nuestro país. Me gustaría leer que van a escribir
ahora el Sí, el No y la reputa madre que los parió. Apenas un
articulito donde diga “bueno” o “aceptable”. Después
se tira un pedo Chizo o el Indio Solari y salen todos a cubrir el hecho. Tengo
que dejar de escribir estas cosas por que siempre me termino enojando, pero
bue’ como diría mi abuelo: “Que se vayan a la concha de su madre”.

Hugo Bistolfi
Escenario

Texto : JUANCHI
Para el sitio BORDONET
Fotos : Sebastian Klein

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.