Inicio Lanzamientos A-Z TIME REQUIEM – Time Requiem

TIME REQUIEM – Time Requiem

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
Este primer álbum de TIME REQUIEM es una grata sorpresa, en mi opinión
es un discazo, una joya imprescindible. La desconocida banda está liderada
por el genio de los teclados Richard Andersson, que en 1999 daba a conocer su
potencial como músico y compositor a través de su otra gran banda
llamada MAJESTIC, que editó dos buenos álbumes , “Abstract Symphony”
(1999), y “Trinity Overture” (2000), y que en la actualidad le ha pasado
el testigo a la recién nacida formación.

Su estilo tiene claras influencias de Symphony X e Yngwie Malmsteen´s
Rising Force en la etapa de Marching Out. La construcción y estructura
de los temas es soberbia, inteligente, cargada de virtuosismo y de cuidadísimas
melodías y arreglos. Los dibujos de voz, las cadencias y composiciones
en general son una demostración sonora de lo que sin hacer concesiones
puede ser capaz de hacer una banda como ésta en la onda antes citada,
y además con gran calidad y excelso nivel instrumental.

La labor del líder Andersson a los teclados es la de un portento; todos
los que amamos a Janne Wirman (Children Of Bodom,Warmen),o teclistas más
clásicos disfrutaremos plenamente con él, yo ya lo estoy haciendo.
El cantante Apollo Papathanasio , (ex Majestic/ Meduza), es un coloso de las
cuerdas vocales; posee una gran voz, similar en cuanto a timbre y poder a la
de Russell Allen, curiosamente . El resto de la banda es de lujo, aunque todo
hay que decirlo, el trabajo de su guitarrista Magnus Nord se ve claramente eclipsado
por el protagonismo del líder Richard.

Los temas no tienen ni un solo desperdicio, por algo he calificado con un 10
el álbum. Si tengo que elegir algunos, me quedo con “Time Requiem”,
“Milagros Charm”, -con un riff tipo Alcatraz-, “The Aphorism”,
con lucimientos delicados y sinfónicos, “Grand Opus”, un tema
hecho a la medida de los mejores tiempos de Yngwie, o “Brutal Mentor”
, donde el teclista Andersson da una lección de rapidez, y super nivel,
propios de otro planeta. Un duelo entre Wirman, Virgil Donati y él sería
“la pasada” .

Sin exagerar ni un ápice os digo que si esta banda tuviera el apoyo
que merece, -pertenece a un modesto sello-, se codearía con las más
grandes. Sería maravilloso poderles ver en directo con Symphony X, el
duelo sería impresionante.

Un disco imprescindible, búscalo bajo las piedras por que merece mucho
la pena. Estará entre mis favoritos del 2002.

Rafa Basa.