Inicio Lanzamientos A-Z CHALICE – Chameleonation – GARY MOORE – Scars

CHALICE – Chameleonation – GARY MOORE – Scars

0

ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

Gracias al Dios del Metal todavía hay bandas que tienen muy claro el estilo musical que les gusta crear y el tipo de música que desean ofrecer a sus seguidores, este es el caso de los alemanes CHALICE, en su cuarto trabajo “Chameleonation”, sin dejarse arrastrar por modas, ellos siguen fieles a si mismos, ofreciéndonos un gran Cd de Metal Melódico de una altísima calidad.

Este nuevo disco trae consigo la presentación de Burkhard Becker en los teclados, aunque Becker ya es un veterano en la banda , lleva más de año y medio con ellos, es su primera grabación en estudio junto a Gino Naschke (vocalista), Oliver Scheer (guitarra), Steve Lagleder (Bajo) y Michael Mehl (batería) fundadores de la banda en 1993.

Estamos de acuerdo que es muy difícil, sino imposible inventar nada nuevo dentro del Metal, pero hay bandas, cómo este es el caso, que no necesitan inventar nada, sólo ofrecer lo que llevan dentro, habiendo logrado mantener un nivel que ya alcanzaron en su anterior trabajo “Digital Boulevard”, temas como “Run for Cover” o “Chameleonation”, con el sonido clásico de la banda, pero también demuestran su versatilidad con composiciones dentro de un estilo más melódico incluso como “Body & Soul” o “Never Before”, siguiendo la onda típica de sonido Hard Rock Melódico alemán, también nos ofrecen su parte más tranquila con las baladas “Falling” con una preciosa melodía y “My own Paradise” muy intimista, interpretada con guitarra acústica, a veces me recuerda a algún tema del mega-guitarrista Uli John Roth en sus primeros discos en solitario.

Además otro detalle a tener en cuenta es la buena producción a cargo del gran Dennis Ward (ANGRA, PINK CREAM 69) que hace que el sonido del disco sea casi perfecto.

Un buen disco dentro de la tradición metal-melódica alemana, muy recomendable, esperemos que vuelvan a venir por nuestro país presentando este “Chameleonation”, porque, según ellos, se llevaron una grata impresión del público español.

Diego L. Pérez

 


 

GARY MOORE – Scars

SANCTUARY

Puntuación: 8/10

Gary Moore nos ha sorprendido a todos en este 2002, ha vuelto a dar una nueva vuelta de tuerca a su estilo musical, para la creación del su mejor disco, en mi opinión, en años, junto con el ex bajista de SKUNK ANANSIE Cass Lewis, y el batería de PRIMAL SCREAM Darrin Mooney, han creado una formación sólida, llena de fuerza con un sonido impresionante.

Moore ha vuelto por sus fueros, en “Scars” se nos aparece cómo hace años, con guitarras agresivas que suenan de verdad a Hard Rock, sí, no se ha olvidado del Blues, pero su sonido ha evolucionado hacia cotas más altas, creando una mezcla de Hard Rock Blues , aunque cómo él dice “No nací en Chicago, pero puedo tocar blues” dentro del tema “Wasn´t Born in Chicago”.

Se podría decir que este es un disco de los ´60 con sonido del siglo XXI , y es cierto, “My Babe (She´s good to me)” es Rock ´n´Roll puro al más puro estilo Hendrix junto con “Just Can´t let You go” nos trasladan al pricipio del Hard Rock a aquellos años de música pura, que salía de dentro. Pero sin duda la verdadera gozada del disco es el tema “Ball and Chain” con sus más de 12 minutos de puro Hard Blues, impresionante demostración de que la guitarra de Gary Moore sigue siendo de las mejores, sabiendo sacarle a las seis cuerdas unos sentimientos increíbles, acompañados por supuesto, cómo a lo largo de todo el disco, de la voz más rota, (podría decirse que “tiene cicatrices en la voz”) y más emocional de Moore en los últimos tiempos.

Parte del éxito del disco hay que dársela, seamos justos, al excelente sonido que tiene el Cd, la espléndida producción ha corrido a cargo del legendario Chris Tsangarides (TYGERS OF PANG TANG, JUDAS PRIEST, HELLOWEEN, OZZY OSBOURNE, ANVIL, etc), junto con el propio Gary Moore.

Verdadera fuerza en un disco que nos trae de vuelta a este irlandés, maestro de la guitarra, hacia un estilo más acorde a lo que había sido su carrera anteriormente a su incursión dentro de un estilo más intimista cómo puede ser el Blues.

Diego L. Pérez