Usuario:  Password:     Olvido su contraseña? | Registrarse


HELLFEST – Crónica y fotos del sábado 18 de Junio – Clisson – Francia

julio - 11 - 2011
HELLFEST

Dias 17, 18 y 19 de Junio de 2011 – Clisson – Francia

Sábado, 18. Día de clásicos

 

Despertaba el sábado el HELLFEST con cierta expectativa de mejoría en el tiempo, después de una primera jornada donde casi no apareció el sol, con episodios de lluvia intermitentes y la irrupción de un viento algo frío que azotaba especialmente el costado derecho de los que habitábamos en buena medida durante algún momento la carpa Rock Hard. Ahí fue donde los HAIL OF BULLETS de Martin Van Drunen empezaron a cargar las pilas al personal (compitiendo con HAMMERFALL en el escenario principal), con una incesante dosis de Death Metal que fue de menos a más.

Podrá cuestionarse su originalidad y su fijación en la historia militar de la Segunda Guerra Mundial, pero su directo sin concesiones provoca escalofríos en los seguidores de la vieja escuela. ‘The Eve of Battle’ y ‘Operation Z’, de su último ‘On Divine Wings’ abrieron la brecha para seguir con temas de su primer disco como ‘Red Wolves of Stalin’, ‘General Winter’ y ‘Berlin’. Ed Warby, antiguo batería de los GOREFEST, es un tipo sólido donde los haya con las baquetas y dando empaque a una receta tan simple como efectiva. ‘Kamikaze’, ‘Tokyo Napalm Holocaust’ y de vuelta al ‘Of Frost and War’ con ‘Ordered Eastward’ para terminar.

Jordi Marsal

EXHUMED

A diferencia de ediciones pasadas, y a pesar de muchos, el Grindcore y derivados tuvieron una presencia bastante discreta en el cartel de este año del HELLFEST. Los californianos EXHUMED, herederos de la tradición revelada y establecida por los dioses CARCASS, fueron una de las pocas y honrosas excepciones. La banda de Matt Harvey y compañía deleitó a los fanáticos del género con una buena dosis de blastbeats y guitarras cortantes. Presentaban nuevo disco y así empezaron, con el tema homónimo ‘All Guts, No Glory’. Recurrieron, además, a piezas de su repertorio clásico como ‘Necromaniac’, ‘Casketcrusher’, ‘Forged in Fire’ y ‘Limb for Limb’, por citar algunas. Y aunque pueda sonar a curiosidad en un set de un estilo tan depravado, el guitarrista Wes Caley tuvo incluso tiempo de marcarse un solo que quizás estuvo de más. ‘Open the Abscess’ y ‘The Matter of Splatter’ se erigieron en la sentencia final.

Jordi Marsal

 U.F.O.

Aunque me había perdido por la mañana bandas que quería ver como CRUCIFIED BARBARA, ANGEL WITCH o los propios HAMMERFALL (depender de un coche ajeno es lo que tiene en estos casos), "mí día" empezaba realmente viendo objetos voladores no identificados… Y es que, al mismo tiempo que EXHUMED, los amantes del mejor rock de vieja escuela teníamos una cita obligada con U.F.O., que a última hora de la mañana/primera de la tarde (que en Francia se almuerza antes) nos dejaron uno de los mejores shows del festival. Siempre se dice que más sabe el diablo por viejo que por súcubo, y en este caso los diablos campaban por las carpas y los viejos por los escenarios principales, pero dando lecciones una tras otra.

Y es que, si me permitís un rancio símil castizo/taurino, "ole, ole, ole" por los U.F.O. que demostraron que hace más de 30 años como ahora, con Michael Schenker y Pete Way en sus filas o sin ellos, siguen siendo una de las mejores bandas de la historia. Por cierto, una sorpresa ver al trotamundos Barry Sparks (ex- DOKKEN, MSG, YNGWIE…) como bajista, y además muy metido en la banda, incluso con buen papel como corista. De todos modos, aquí manda un Phil Mogg cada vez más arrugado y británico (aunque vestido cual jovenzuelo, botazas tipo New Rock incluidas, por cierto) pero que sigue guardando en tan pequeñito cuerpo una voz única, y lo mismo digo de Paul Raymond, Andy Parker e incluso el "chavalín" Vinnie Moore, que son un lujo de banda.

Tomándoselo con calma, sin alterarse pero ofreciendo un set list de infarto (de hecho, sonaron tres o cuatro de las mejores canciones de la historia del rock en sólo 50 minutos de concierto), se lo llevaron de calle, con toda la clase y elegancia del mundo y dando clases maestras tema tras tema (¡y encima los jodíos lo hicieron divertido!): "Only you can rock me", "Too hot to handle", "Love to love" (que delicia escucharla una y otra vez en directo), "Lights out", "Rock bottom" (¡qué marcha concentrada en un sólo riff!) o una inesperada "Doctor, doctor" (cuando parecía que ya no iban a salir por tiempo), que terminó de redondear un concierto sublime. Y eran sólo las 4 y pico de la tarde ¡y ya habíamos orgasmado casi más que en todo el día anterior!

David Esquitino

MUNICIPAL WASTE

Si hay un grupo que supo levantar la polvareda en esta edición del HELLFEST fue, ¿cómo no?, MUNICIPAL WASTE. Sin duda su marinero concierto fue el que hizo trabajar más a los miembros de seguridad del foso ante la incesante invasión de volátiles seguidores, a cada cual ataviado de forma más divertida y rocambolesca, por cierto. Los de Virginia saben como liarla y así lo hicieron a ritmo de su cachondo repertorio de temas thrash de la vieja escuela como son “Headbanger Face Rip”, “Sadistic Magician” o “Beer Pressure” (¿cuántos estaban ya borrachos a primera hora de la tarde?). No faltaron las continuas bromas entre canción y canción (por ejemplo, una improvisada canción de medio segundo de duración titulada para la ocasión como “Black President”, dedicada a Obama). Como ya es una tradición “Born To Party” puso fin al show. Una vez más, Municipal Waste “was gonna fuck we up!”.

Carlos Oliver

THIN LIZZY

Otra de las citas obligadas del día para los menos "bullangueros" era con los irlandeses THIN LIZZY, otra de las bandas clave de la historia y que, polémicas aparte sobre si deberían girar o no con el nombre sin Phil Lynnot, lo cierto es que están a un nivel supremo (y prueba de ello es que fue el primer concierto realmente petado del día). Tenía curiosidad además de ver a esta nueva encarnación de la formación, con Brian Downey y sobre todo Scott Gorham como estandartes de la banda (vale, y el teclista Darren Wharton que estuvo en las últimas encarnaciones de la formación, pero con la sangre nueva que aportan Marco Mendoza (de nuevo en la banda y con mucha preponderancia en el sonido general), Richard Fortus (sí, el guitarrista de GN´R que se parece tanto a Izzy Stradlin, que está sustituyendo a Vivian Campbell ahora en la banda) y sobre todo un Ricky Warwick a la guitarra y voz (sí, en momentos tienen tres guitarras) que le aporta un punto muy roquero y macarra a la banda que creo que queda de lujo. ¡Ah!, y suenan espectaculares en directo, por si alguien tenía alguna duda… que yo mismo las tenía, no miento.

Y al igual que UFO, todo fue marchita y elegancia a la par, sonando clásicos de todo tipo, tanto de los más conocidos de la banda como "Emerald" (con ese toque vaquero tan reconocible), "Jailbreak", "The boys are back in town", "Whiskey in the jar" (muy entrañable en directo) o "Rosalie", como temas algo diferentes pero igual de mágicos como la caña de "Are you ready" para comenzar, "Waiting for an alibi", "Cowboy song" (con Warwick a la acústica) o "Don´t believe a word" (deliciosa). Se despidieron tras "Black Rose" demostrando el porqué han sido la influencia clave de tantas y tantas bandas de hard rock y heavy metal. ¡Excelentes!

David Esquitino

APOCALYPTICA

La gran de convocatoria que siempre tiene APOCALYPTICA es algo que nunca dejará de sorprenderme, sea en festivales o en grandes salas. Aunque ya han dejado de ser una simple banda de versiones de clásicos del metal para cellos, deben en gran parte su éxito a su constancia e inicialmente original propuesta. En el HELLFEST volvieron a  hacer gala de ello. Entrando en escena con el “Hallelujah” de Jeff Buckley de fondo, demostraron desde las iniciales “2010″ y “Grace”, que son sus temas propios los que mejor funcionan en directo, especialmente los que incorporan letra. Eso sí, cuando interpretan “Master Of Puppets” o “Nothing Else Matters” (por citar dos ejemplos) es cuando aquello se convierte en un improvisado karaoke al unísono. Una vez más demostraron que algunas de sus ‘covers’ (como “Refuse/Resist” o cualquiera de las más agresivas) siguen sonando musicalmente pobres en directo. Suerte que estas fueron intercaladas por otros cortes como “Last Hope” o “I Don’t Care”, mucho más apropiados para ser arregladas para tales característicos instrumentos.

Carlos Oliver

1349

Aunque muchos les sigan considerando una banda sobrevalorada dentro de la, ya de por sí, saturada escena Black Metal noruega, 1349 son capaces de atormentar en directo hasta extremos insospechados. Lo demostraron hace unos años en la Terrorizer Tent y volvieron esta vez a hacer, en esta ocasión en la Rock Hard. ‘Riders of Apocalypse’ se convirtió en un inicio demoledor. Sonaron casi perfectos y saciaron a los más exigentes seguidores del metal negro allí presentes. No desecharon la oportunidad de martillear con temas de su nuevo ‘Demonoir’, como ‘Psalm 7:77′, un disco con el que han recuperado la credibilidad después de su flojo intento anterior. Y, por supuesto, revisitaron su increíble ‘Hellfire’, con ‘I Am an Abomination’ y ‘Sculptor of Flesh’. ‘Atomic Chappel’ y despedida a un bolo realmente brillante, lleno de caña y sentimiento oscuro.

Jordi Marsal

SODOM

Tras la actuación de DESTRUCTION, SODOM fueron los segundos de la gran tríada de titanes del Thrash Metal germano que descargaron durante el sábado por la tarde en uno de los escenarios principales del HELLFEST. Esta vez, quizás por la limitada duración de su repertorio, las huestes de Tom Angelripper focalizaron únicamente la presencia de su flojo último disco en la apertura ‘War and Pieces’ y, casi al final, con ‘The Art of Killing Poetry’. El resto fue una representación condensada de una de las carreras más prolíficas del thrash europeo que, pese a sus altibajos, dejó para la memoria hitos inmemoriales de nuevo ejecutados con solvencia en Clisson. Los altavoces retumbaron con ‘Outbreak of Evil’, ‘Agent Orange’, ‘M-16′, ‘Blasphemer’ y ‘Remember the Fallen’ como colofón.

Jordi Marsal

 DRI

Una de las bandas más interesantes del panorama thrash/core de los 80  –de hecho, básicamente, unos de los fundadores del género- hacía su aparición en la carpa Terrorizer en lo que, tras las excelentes críticas recogidas durante su última gira europea, se presagiaba como un concierto fundamental. Y DRI siguen en forma, ‘pese a todos estos años, y volvieron a demostrarlo esta vez de nuevo, moviendo al personal hacia la locura en un contexto ideal. Recapitulación de clásicos, con temas de ‘Dealing With It’ o ‘Crossover’ –’The Five Year Plan’, por poner un ejemplo-, auténticos discos de cabecera para los amantes del estilo, además de otros como el tema que abre su disco ‘Definition’, ‘Acid Rain’. Hubo pogo además de intentos de mosh frustrados por un equipo de seguridad que tuvo que emplearse a fondo.

Jordi Marsal

BLACK LABEL SOCIETY

A la par, era el momento de Zakk Wylde y sus BLACK LABEL SOCIETY, una banda fundamental en el cartel del sábado para muchos pero que, visto lo visto una vez más, creo que no ha sido Ozzy el único al que parecen cansarle los últimos tiempos de Mr Salvaje. Eso sí, parafernalia, imagen, sonido y presencia en el escenario tiene todo lo del mundo, incluso saliendo a escena con un enorme penacho de plumas, en contraste con su imagen más de vaquero/motero/troglodita (larguísima melena y barba, músculos hasta en las pestañas, chaleco inconfundible, cadena, botas y guapo pie de micro con calaveras), pero musicalmente acabó siendo un concierto soporífero. Y eso que no se le puede reprochar nada a Zakk Wylde porque BLS es su banda y está a su servicio, aunque sigo sin entender que durante su show cambie de guitarra customizada casi en cada tema (de cuernos, tipo ataúd, de flecha, tipo Les Paul… que son muy guapas, sí, pero…), que se haga un sólo "masturba-mástiles" de más de 10 minutos o que tenga la pose o la actitud más roquera del mundo por decreto encima del escenario. Y es una pena porque la banda suena, y mucho (especialmente me encantó el nuevo batería), pero BLS está al servicio del jefe, que se está volviendo muy predecible con los años, por muy guitarrista de referencia que sea.

Y es que fuera de temas como "Bleed for me", "Fire it up", "Suicide messiah" o la conocida "Stillborn", el concierto fue un tostón en toda regla (y no lo digo yo sino que fue comidilla todo el día). Una pena porque Zakk Wylde es un tipo especial y espectacular, además de un guitarrista soberbio, pero creo que hace demasiado tiempo que el personaje le está pasando factura al músico. De todos modos, no lo sé, serán mis gustos pero el caso es que es la tercera vez que les veo en varios años y salgo con la misma impresión al final.

David Esquitino

KREATOR

Completando la triarquía germánica, saltaron KREATOR. Seguramente, la banda más prominente de esta generación de auténticos pilares del thrash europeo que, en estos momentos, se pasea por escenarios de medio mundo sin levantar las expectativas de antaño, más allá de la evidente nostalgia por los grandes himnos que lanzaron sobre la comunidad metálica entre los 80 y principios de los 90. A pesar de su gran experiencia, carisma y personalidad, la voz de Mille ha perdido bastantes enteros durante los últimos años y los últimos discos, más allá de un remedo de lo que fue, no demuestran la fiereza y frescura de antaño ni de lejos. Gato viejo como es, Petrozza dedicó sólo los dos primeros temas a su último ‘Hordes of Chaos’ –el que lleva el mismo nombre y ‘Warcurse’- para adentrarse en un repaso histórico a clásicos como ‘Endless Pain’, ‘Pleasure To Kill’ o ‘Coma of Souls’.

Hubo tiempo para una pequeña excursión a su anterior ‘Enemy of God’ con también un par de temas, antes de invitar al público a corear ‘Phobia’, de su peculiar pero infravalorado ‘Outcast’. ‘Terrible Certainty’, ‘Reconquering of Throne’ siguieron antes de llegar al ya consabido final con ‘Flag of Hate’ y ‘Tormentor’.  Sorprendente, cuando menos, pero esta vez quedaron en el tintero los clásicos de su genial ‘Extreme Aggression’: no hubo tiempo para ‘Betrayer’ ni la misma ‘Extreme Aggression’. Realmente, se echaron a faltar.

Jordi Marsal

BOLT THROWER

Un cañonazo de entrada en toda la cara como ‘The IV Crusade’ sólo podía anticipar una descarga masiva de brutalidad y pesadez de Death Metal militarista en la onda que sólo BOLT THROWER puede ofrecer. Resarcido del desastre de MAYHEM del día anterior, el escenario Rock Hard acogió uno de los conciertos descaradamente más brutales del festival, con un sonido espectacular. Los británicos, que tiempo atrás anunciaron un parón en el lanzamiento de nuevos álbumes, acuchillan y masacran en directo a cualquiera que se les pone por delante. ‘The Killchain’, de su último ‘Those Once Loyal’ y ‘Powder Burns’, del infravalorado ‘Mercenary’ subieron la temperatura de la sala de máquinas con un público entregado que abarrotaba la Rock Hard. Siguieron ‘When Glory Beckons’, del ‘For Victory’ y ‘World Eater’, del clásico ‘Realm of Chaos’.

Karl Willets, un tipo carismático en su papel, arengó a la multitud sin dar descanso. Y en esas cayeron las bombas de ‘Cenotaph’ y ‘Anti-tank’, entre un mar de cabezas moviéndose siguiendo las cadencias martilleantes de los dobles bombos, riffs cortantes y el trabajo oscuro pero siempre efectivo de Jo Bench al bajo. La máquina siguió apisonando perfectamente engrasada, sin resquicio para florituras ni detalles superfluos. ‘Where the Next Con que’, ‘Silent Demise’ y ‘Salvo’ se abalanzaron sobre un público sediento de ese Death Metal machacón que los de Birmingham consiguen clavar hasta lo más profundo del cerebro de sus seguidores. Las cargas finales se reservaron  para los atronadores ‘For Victory’, ‘No Guts, No Glory’ y el encore con ‘When Cannons Fade’. Simplemente, un show cojonudo.

Jordi Marsal

SCORPIONS

El festival en general contaba con grandísimos nombres este año, de todos los estilos, pero a priori el gran cabeza de cartel era SCORPIONS, la banda principal del sábado y posiblemente de todo el fin de semana. De hecho, reinaban imperiales las dos horas anunciadas en el horario oficial, muy por encima de la hora y media justa del resto de bandas grandes del festival… Pues bien, al final hay que decir que salimos todos desencantados e incluso decepcionados tras un show más que justito y que puso en evidencia que la razón real de la gira de despedida es que la voz de Klaus Meine, antaño inalterable, perfecta y única, ha dicho basta. Y duele y mucho ver a una de las bandas claves de la historia, posiblemente entre las cinco más grandes de cualquier estilo de rock del que hablemos, en decadencia… Y duele más cuando realmente la banda está que se sale (lo de Rudolf no tiene nombre, ¡él es el rock y el heavy metal en persona!) pero el veterano cantante lo intenta, lo da todo, es puro feeling y simpatía, pero la voz no le da.

De hecho, el show se quedó en hora y veinte, hubo varios sólos entre medias (luego comento el de 15 minutos de batería), el set list fue normalito y sobre todo la impresión fue de "quiero pero ya no puedo". Es más, se notaba cómo se intercalaban los "Holyday", "Coast to coast", "Loving you sunday morning" y demás en el set para que Klaus descansara, lo que no está mal, pero unido al contexto general fue una desilusión.

Y ya digo que el espectáculo es espectacular, valga la redundancia, basado en plataformas y una gran pantalla de leds con proyecciones y vídeos muy chulos, pero al final lo importante es la música, y lamentablemente los temas están ralentizados y sobre todo que en los cañonazos como "Dynamite", "Blackout" (y eso que fue de las que mejor quedó), "Big city nights", "Bad boys running wild"… no era fácil distinguir a la apisonadora sónica que siempre fueron SCORPIONS (incluso en los últimos años, ¡eh!). Por cierto, me sorprendió que de los temas nuevos el que mejor les quedara fuera "The best is yet to come", una balada que me dice poco en el disco pero que en directo quedó preciosa, adornada además con rosas y luces veces en las pantallas y focos. Y para rematar, "Still loving you" y "Rock you like a hurricane" quedaron muy típicas y tópicas, sin chispa y sin esa magia que tienen siempre en directo los temas inmortales pese a todo, por mucho que estén repetidos hasta la saciedad.

Por otro lado, claro que hubo cosas que me gustaron, como la iluminación general del show (cómo ayuda esto para las fotos, jeje), el escenario y la banda en sí. Es más, la forma de maduro interesante de Mathias Jabs me encanta (y eso que le ví más retraído que otras veces aunque con la misma clase y elegancia de siempre). A su vez, James Kottak  es cada vez más protagonista del show… y es que su sólo a día de hoy es una parte central de los conciertos de la banda, incluso jugando ahora con vídeos y animaciones divertidísimas, poniendo a Kottak como protagonista de varias de las portadas míticas de SCORPIONS mientras va pasando de una a otra mientras se desarrolla el sólo, se sube a la batería, nos enseña los tatuajes… ¡genial!

Luego lo de Rudolf es de otro planeta, sin más, y es que no hay nadie en el mundo del rock con la energía e ilusión de Rudolf encima de un escenario, nadie. Y encima sigue tocando muy bien,  sigue siendo el más "chulo", el que más corre, el que se cambia de "traje" una y otra vez, el que tiene las guitarras más guapas… Todo un gentleman del rock y un entretenedor puro, ¡sin duda! Y de Pawel Maciwoda no digo mucho porque es el último mono en la banda, y no lo expreso con malicia, pero es curioso cómo en el escalafón de protagonismo es seguro el que está mucho más abajo con respecto al resto, le ignoran incluso a veces, pero bueno, seguro que al 95% de  los bajistas del mundo les gustaría estar en su "denigrante" posición, ¿eh?

Y me da rabia porque incluso hubo pirámide humana como antaño para terminar, mucho espectáculo, sonrisas y demás, pero no, la sensación había empezado agridulce y acabó igual. Y no sé, me encantaría que mis palabras ahora sonaran fanfarronas y arrogantes, y que esté haciendo un mundo de un grano de arena. Es más, quiero que Klaus sólo haya tenido una mala noche y me haga tragar mis palabras de un plumazo con un concierto de impresión la próxima vez que les pueda ver (si la hay), pero reconozco que salí incluso triste del concierto de SCORPIONS en HELLFEST y con la sensación de que, lamentablemente, no pienso que fuera sólo una mala noche. 

David Esquitino

Por cierto, uno de los momentos emotivos del día vino con el gran homenaje que la organización rindió (justo después del concierto principal del día) al parlamentario Patric Roy, uno de los mayores defensores del HELLFEST en la Cámara Francesa ante las absurdas descalificaciones de la derecha más rancia y grupos ultraconservadores (ya sabéis, la cantinela de siempre: satanismo, drogas, depravación, inmoralidad… lo que vimos todos los días en HELLFEST, vamos). Muy chulo y emotivo, con bonitas instantáneas del político fallecido tanto en la Cámara como en el festival con muchos de los asistentes de otros años mientras sonaba de fondo de manera ceremonial el "For those about to rock" de AC/DC. También, se aprovechó el homenaje para honrar a otros muertos ilustres del rock como Ronnie James Dio, Peter Steele o Eric Ledroit (otro popular roquero francés que murió hace algunos), con sus imágenes customizadas para la ocasión en las pantallas, y el final con fuegos artificiales al ritmo de los cañonazos de la canción. Emotivo, elegante y un gran detalle de la organización que volvió a poner de relieve que cuando hay ánimo y voluntad de hacer las cosas bien, esto funciona.

David Esquitino

CORONER

Para rematar la jornada, el HELLFEST reservaba uno de los platos fuertes que se venía cocinando desde el final de la última edición. La reunión de los suizos CORONER había levantado expectativas tremendas entre la parroquia metálica durante todo el año. Más allá de la eficacia y contrastada competencia en lo instrumental, responder a la cuestión de si cumplieron o no con lo que se les suponía podría ser objeto de un amplio debate en función de la predilección de cada cual por una época determinada del grupo –o también, obviamente, por toda su trayectoria completa-. En realidad, presentaron un setlist centrado esencialmente en sus tres últimos discos, con puntuales incursiones en su primerizo material más thrásico.

 Arrancaron con la más experimental ‘Golden Cashmere Sleeper, Part 1′ y siguieron con ‘Internal Conflicts’ del ‘Grin’, un álbum que, quizás sorprendentemente, obtuvo una destacada representación en su show. Los suizos, con su concepción técnica y avanzada del Thrash Metal, plantearon una actuación que no destacó por su energía bruta, sino por la oscuridad y la complejidad. Los sonidos más contundentes de ‘Masked Jackal’ dieron paso a un nuevo tema del ‘Grin’, ‘Status: Still Thinking’. Resurgieron con ‘Metamorphosis’ y una vuelta a quizás uno de sus mejores discos, ‘No More Color’, con la clásica ‘D.O.A.’. Repaso de nuevo también al genial y enrevesado ‘Mental Vortex’ con ‘Semtex Revolution’ y ‘Divine Step (Conspectu Mortis)’ consecutivamente. ‘No Need to be Human’ y ‘Grin (Nails Hurt) dieron paso al encore con el que, esta vez sí, rescataron un temazo de "RIP", como es ‘Reborn Through Hate’. Veremos qué depara el ya consumado retorno. El primer intento no arrojó dudas sobre su inmensa calidad.

Jordi Marsal

Fotos: Carlos Oliver y Eric Bagnaro – Ozirith.com

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 





Imprimir Imprimir

Enviar a un amigo

Para

De

Mensaje

2 Comentarios

  1. Sr_Pedo dice:

    1349, pese a que es un grupo que me encanta en estudio, se me antojaron ridículos en directo. Tanto, que me fué imposible tomarmelos en serio. Y Coroner a mi me aburrieron cosa mala. Me dejaron muy muy frio.

    Por el lado contrario, veo que hice bien saltandome a Black Label Society para irme a ver a Septicflesh, que se acabó convirtiendo, para mi gusto al menos, en el mejor concierto del dia, y de los tres mejores del festival. Otro grupo a destacar del dia fueron Skyforger, no comentados en esta cronica (si, ya se que es imposible verlos a todos). Un concierto divertidisimo, donde su vocalista Pēteris “Peter” nos explicaba de que iba cada canción, intentando acercarnos la cultura y la mitología de su tierra. Algo muy de agradecer.

  2. aguelo dice:

    1349, me gustaron bastante, y con esa imagen que llevan tan impresionante, muy bien.
    black label,no puedo decir nada malo de zakk wilde,me encanta todo lo que hace,cojonudo.
    de kreator, lo de siempre o sea que no defraudan a nadie, estoy esperando su nuevo disco, para que vengan de gira.
    scorpions, era la primera vez que los veia, y bueno no me parecio mal, aunque la gente que los a visto mas veces me dijo que mal.
    y de coroner,un grupo fetiche para mi,tenia muchas ganas por verlos, y me defraudaron la hostia,muchas canciones del ultimo disco, y pocas de los clasicos, mucho sampler,no me gusto.

Deja un comentario

Los comentarios que incluyan insultos o faltas de respeto no serán admitidos por la Dirección de RafaBasa.com.

Tienes que registrarte para comentar.